Notimex.- La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, llamó este sábado a luchar por los valores europeos, defender la libertad y rechazar el odio, el racismo y el antisemitismo, al recordar el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, erigido para impedir a sus ciudadanos el tránsito hacia el mundo occidental.

“No hay excusas, de nosotros depende la democracia, la libertad, los derechos humanos y la tolerancia; no podemos bajar la guardia, hay que luchar por los valores europeos”, dijo Merkel en un emotivo acto en el Memorial del Muro de Berlín de Bernauer Strasse –una calle que era en sí misma frontera–.

Indicó que este 9 de noviembre nos exhorta a oponernos decididamente al odio, al racismo y al antisemitismo, y recordó que “los Derechos Humanos no se pueden dar por sentado”.

“Ningún muro es tan alto y tan ancho que no se pueda romper”, aseguró la canciller en la capilla de la Reconciliación, que se halla junto al Memorial del Muro de Berlín de Bernauer Strasse, donde asistió a un servicio religioso.

En esa capilla, uno de los lugares históricos y emblemáticos de Berlín, que representa la división que vivió la ciudad tras la edificación del Muro, Merkel exhortó a defender los valores fundamentales de Europa y a comprometerse con la democracia, la libertad, los derechos humanos y la tolerancia.

“El Muro de Berlín pertenece a la historia y nos enseña que ningún muro que deja fuera a la gente y restringe la libertad es tan alto o tan largo que no pueda franquearse”, agregó.

Poco antes, Merkel depositó una rosa en el lugar donde se alzó el Muro, acompañada por los presidentes de Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, según Deutsche Welle.

Allí, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, agradeció a los mandatarios Zuzana Caputova (Eslovaquia), Milos Zeman (República Checa), Andrzej Duda (Polonia) y Janos Ader (Hungría) la importante contribución de sus respectivos países a la reunificación alemana.

“Sin el coraje y el deseo de libertad de los polacos, húngaros, checos y eslovacos, las revoluciones pacíficas en Europa del Este y la unidad alemana no habrían sido posibles”, resaltó Steinmeier.

Bajo la lluvia, Alemania celebra este sábado el aniversario de la caída del Muro de Berlín, construido por la Alemania comunista en 1961, con una serie de eventos dedicados a uno de los momentos más determinantes de la historia europea moderna.

Las celebraciones incluyen un gran concierto nocturno este sábado en la Puerta de Brandemburgo, con un discurso del presidente federal alemán, si bien desde hace una semana se han realizado unos 200 eventos solo en Berlín, incluidos conferencias, películas y charlas de testigos.

Un edificio en el centro de Berlín también transmitió imágenes de video del muro de 155 kilómetros de largo que fue atravesado por miles de alemanes orientales que se dirigían hacia el oeste, lo que puso fin a la división de la nación.