Ciudad de México.-Incluso los países que han logrado detener la transmisión del coronavirus deben permanecer alerta ante la posibilidad de un rebrote.

Es uno de los mantras que repite la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, asomarse a lo que está ocurriendo en China, a sus más de 100 casos en seis días en un nuevo foco en Pekín, preocupa, porque permite hacerse una idea de lo que "podría pasar en cualquier país que consiga controlar la epidemia".

Ahora "interesa más la situación en el resto del mundo", ha dicho, no solo por saber cómo están otros países, sino también por conocer los riesgos "ante los movimientos de personas", en plena reapertura al turismo en España y otros países de la Unión Europea.

Incluso los países que han logrado detener la transmisión del coronavirus deben permanecer alerta ante la posibilidad de un rebrote.

Es uno de los mantras que repite la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, asomarse a lo que está ocurriendo en China, a sus más de 100 casos en seis días en un nuevo foco en Pekín, preocupa, porque permite hacerse una idea de lo que "podría pasar en cualquier país que consiga controlar la epidemia".

Ahora "interesa más la situación en el resto del mundo", ha dicho, no solo por saber cómo están otros países, sino también por conocer los riesgos "ante los movimientos de personas", en plena reapertura al turismo en España y otros países de la Unión Europea.

¿Qué está pasando en el resto del mundo? La aparición de pequeños nuevos grupos de casos tras conseguir contener el brote, incluso sin transmisión local durante días, es también un quebradero de cabeza en Corea del Sur. Similar es la situación en Irán, que está viendo cómo sus contagios vuelven a repuntar, aunque a diferencia de Corea nunca bajó de las 800 infecciones diarias.

Según un análisis de eldiario.es de los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins, los casos han vuelto a subir en una decena de países después de aplanar su curva. Ha ocurrido –aunque con evoluciones y alcance distintos–, en Israel, Turquía, Arabia Saudí, Portugal, Marruecos, Malasia, Macedonia del Norte o Bulgaria, de acuerdo con estas estadísticas, que dependen del número de pruebas practicadas pero muestran tendencias. En Alemania, la detección de más de 650 infectados en un matadero este miércoles ha acabado con el cierre de colegios y guarderías en la zona.

El mundo sigue inmerso en la primera ola de la pandemia, que a nivel global está empeorando a pesar de que la situación mejore en Europa, recalca la OMS. Los países se encuentran en etapas muy diferentes de la pandemia y en fases muy diferentes del brote.

Según explicó el director ejecutivo para Emergencias Sanitarias, Mike Ryan, no se puede dar por hecho que la enfermedad vaya a seguir disminuyendo por el hecho de que ahora lo esté haciendo. También ha subrayado que ningún país debe ser "castigado" por localizar casos y que esto "es parte del éxito" de lidiar con el virus, ya que tras encontrarlos, las autoridades pueden aislarlos, tratarlos y rastrear sus contactos.