La Dirección de Protección Civil alertó a la población a evitar introducirse a las aguas del río Bravo y canales de esta frontera, con el propósito de mitigar las altas temperaturas a causa de la canícula, al llegar hasta 38 grados centígrados.

El coordinador de la dependencia local, Alejandro Jiménez López, refirió que las altas temperaturas que se registran en esta zona por la presencia de la canícula, entre otros factores, propician que las personas, tanto adultos como menores, se sumerjan a los diferentes cuerpos acuáticos de esta localidad.

Apuntó que muchas personas optan por sumergirse a las aguas del río Bravo y debido a los cambiantes niveles de la corriente, se incrementa el riego.

El titular del Departamento de Protección Civil exhortó a la comunidad en general evitar introducirse a los canales, ríos y drenes, aun y cuando sepan nadar, ya que todos estos cuerpos acuáticos llevan altas cantidades de agua.

Jiménez López mencionó que con el propósito de resguardar la integridad tanto de personas que buscan mitigar las altas temperaturas como aquellos migrantes que pretenden realizar el llamado “sueño americano”, personal de Protección Civil realiza recorridos de vigilancia por las márgenes del río Bravo.

Señaló que tanto por tierra como en agua, el equipo de rescate acuático de Protección Civil redobla la vigilancia, a fin de evitar que la población se introduzca a sus aguas y resguardar de esa manera su integridad física.

También exhortó a los padres de familia que estén al pendiente de sus hijos, que vigilen en qué lugares se encuentran, ya que las altas temperaturas que se registran en esta localidad propician que muchos menores se introduzcan a los diferentes cuerpos acuáticos sin medir los peligros que esto conlleva.

Resaltó la importancia de tomar medidas preventivas ante las altas temperaturas que se registran y así evitar enfermedades gastrointestinales, deshidratación y golpes de calor, asimismo, en los animales domésticos y de granja para evitar enfermedades de temporada.