Los municipios de Santa Catarina, San Nicolás de los Garza y el área de San Bernabé, son los sectores con mayor grado de contaminación en la zona metropolitana, debido a la devastación de suelos y quema de combustibles, dijo el secretario de Desarrollo Sustentable estatal, Fernando Gutiérrez Moreno.

Estableció que estos resultados fueron obtenidos en un estudio respaldado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) del gobierno federal.

Apuntó que “ el estudio arrojó que donde más contaminación existe es en los municipios de Santa Catarina y San Nicolás de los Garza, así como en el área de San Bernabé.

Estos datos, indicó, se tienen que transformar en políticas públicas para resolver el problema y conocer quién produce las partículas contaminantes, además de qué forma y qué medidas se deben realizar para resolver el problema a corto plazo.

Refirió que la existencia de concentraciones de PM2.5 están relacionadas por la erosión de suelos, desmonte, pedreras y la quema de combustibles como el diesel y gasolina, que llegan a registrar más del 36 por ciento de las PM2.5

"Podemos decir que estos resultados están relacionados principalmente por quema de combustibles por automotores, quema de diesel por transporte pesado e industria y erosión del suelo y actividad de extracción de minerales al aire libre", dijo.

"No es que no tengamos un problema, expresó, “sino que tenemos áreas de oportunidad, que con este tipo de estudios estamos avanzando en la solución de la misma".

Mencionó que tras efectuar dicho estudio se analizaron tres áreas que son compuestos orgánicos volátiles, partículas menores a 2.5 micras mejor conocidas como PM2.5 y precursores de ozono.

Gutiérrez Moreno considero que una solución para la reducción de la contaminación es el cambio de diesel por gas natural en el transporte público, tal y como se hizo en Ecovía.

Mencionó que la quema de diesel en el transporte público, específicamente rutas urbanas, equivale a mil 384 toneladas anuales de PM10 y que si se cambiara a gas natural, sólo se producirían 11 toneladas al año.

Igualmente, añadió, que si este cambio de combustible se realiza también en las unidades de taxi de gasolina a gas natural se reduciría de mil 500 toneladas a 23 toneladas anuales de PM10.

Señaló que trabajan en el monitoreo de la contaminación con apoyo de 10 estaciones de monitoreo atmosférico para medir las PM2.5, PM10, monóxido de carbono, oxido de nitrógeno, oxido de azufre y ozono.

Notimex