México. Notimex.- El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que fue un acto de provocación los hechos de violencia registrados ayer entre policías federales y capitalinos en inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por donde arribó al país el expresidente de Bolivia, Evo Morales.

Incluso, opinó que “no es una casualidad” que justo el día que llegaba Morales a México para recibir asilo político, los inconformes se hayan organizado para protestar, “ahí hay alguien que está meciendo la cuna, ya nada más es decir de parte de quién, pero es evidente que es un acto de provocación”.

Al preguntarle su opinión sobre la protesta de policías federales en contra de su incorporación a la Guardia Nacional, indicó que ya dio la instrucción para que haya diálogo con los inconformes y se atiendan las peticiones, a fin de que a quien no quiera estar en la corporación se liquide conforme a la ley y no se despida a nadie.

Reiteró que a los policías que no quieran incorporarse a la Guardia se les liquidará conforme a la ley, pues no se trata de despedir a nadie, pero tampoco se pretende tener en el nuevo cuerpo de seguridad a "elementos que no tienen un buen historial, porque si no, no se resuelve nada".

Sin embargo, en su conferencia matutina, el jefe del Ejecutivo federal insistió en que se manipuló la situación de los policías federales en el contexto del arribo del expresidente boliviano, pero el caso se investigará.

“Decirles a los que están manipulando que, si tenemos información, aquí los vamos a denunciar, sea quien sea. ¿Cómo es que saben que hay una atención por la llegada de Evo y buscaban hasta detener el convoy?, ¿quiénes están en esto? Pórtense bien, todos a portarnos bien”, dijo.