México.- Con una mano sujeta un cigarrillo y con la otra su pistola, así posó Amelio Robles para la cámara que lo capta con su traje y sombrero, tal y como dictaba la moda masculina de la época durante la Revolución Mexicana. Sin embargo, detrás de su gesto serio e intimidante, su ropa elegante y su imagen desafiante y viril, yacía el deseo oculto de una persona nacida con condición legal de mujer que no quería ser mujer.

Robles, el temido y respetado soldado, que alcanzó el grado de coronel en el ejército de Emiliano Zapata durante el conflicto originado en 1910 y que vivió en público y privado como hombre hasta su muerte en 1984.

Es un caso excepcional porque está documentado, aunque no se puede descartar que hubiera otros", reseña Gabriela Cano, investigadora del Colegio de México y una de las principales responsables de que la historia de Amelio se diera a conocer.

El soldado Robles nació hacia 1889 en Xochilapa, un pequeño pueblo de Guerrero, en el sur de México, y se unió al movimiento zapatista cuando tenía 23 años de edad. Era un país y un mundo muy diferente al actual para los primeros grupos de la comunidad LGBTI+ que no vieron la luz hasta décadas después.

En contexto, todo esto ocurrió decenas de años antes de que los primeros grupos salieran a las calles de las principales ciudades del mundo para reclamar sus derechos o que la medicina avanzara hacia las primeras cirugías de reasignación de sexo y las identidades de género dejaran de considerarse como enfermedades mentales o disforias.

Alejado de los principales núcleos urbanos y sin cirugías u hormonas ni ejemplos de personajes públicos que le antecedieran, Robles echó mano de la ropa y actitudes masculinas de aquel entonces para su transitar de mujer a hombre, como se observa en la fotografía datada en 1915. Era aguerrido, hábil como jinete, diestro con las armas de fuego y llegó a relacinoarse íntimamente con varias mujeres, incluso adoptó a una niña, de acuerdo con 'Andar de soldado viejo', de Cano.

"El coronel Robles no era un transexual ni un travesti ni una lesbiana butch, como se le llama a una mujer que le gustan las mujeres, pero que adopta comportamientos tradicionalmente masculinos", explica Cano, que afirma que se trata de un hombre transgénero.

En una sociedad binaria, en donde una persona tenía solo la posibilidad de ser hombre o mujer heterosexual, el interés de la historiadora era incorporar otras categorías de género a su investigación para entender como se contruían los roles sociales de ambos sexos a principios del siglo XX.

“Había una incapacidad de entender que había personas que se sentían diferentes y ahí es donde entra la mirada de la historiadora para poner distancia ante ese binarismo y analizarlo”, Expone Cano y agreaga: “Muchas veces se idealizan los conflictos armados, pero eran contextos extremos de muerte, sufrimiento y dolor, y es en la guerra donde se cimbran los parámetros de género que existían”.

México se regía bajo la norma del machismo. Los distintos bandos de la Revolución desaprobaban la homosexualidad, vista como sinónimo de cobardía. Y aunque'Las Adelitas', las mujeres soldaderas que participaron en el conflicto y apoyaron a los hombres en el frente, pasaron a la historia como pioneras en revalorar el papel público de las mujeres, la mayoría de ellas fueron relegadas en la cadena de mando y hay casos documentados de algunas que tuvieron que disfrazarse de hombres para evitar violaciones y violencia sexual, como ha sucedido en otros conflictos bélicos.