#Clickeando

Amelio Robles primer coronel transgénero que participó en Revolución

Nació mujer, pero luego de enrolarse en el ejército zapatista se transformó y eligió una vida de hombre, como militar, que incluso tuvo el reconocimiento del Ejército

Por Redacción, 2018-10-24 10:32

México.-Inició su carrera en el antirreeleccionismo que detonó la Revolución. Sobrevivió a heridas diversas y a los vaivenes políticos y sociales de aquellos años. Condecorado y reconocido, a nadie, entre propios y extraños, les molestó que, en esos tiempos de cambio, el militar transformara de manera rotunda su condición original de mujer.

Aquella niña, nacida en el pueblo de Xochipala, en el estado de Guerrero, la bautizaron como Amelia Malaquías —el santo del día de su nacimiento— Robles Ávila. Pertenecía a una familia de rancheros de cierto nivel, con una casa y un rancho.

En sus primeros años, recibe una peculiar crianza: en el rancho aprende a montar a caballo e incluso, a usar armas. Pero, al crecer, formaba parte de una asociación católica, las Hijas de María de la Medalla Milagrosa, que se ocupaba de formar señoritas para que fueran buenas creyentes, buenas esposas y buenas madres. Los vientos de cambio que sonaban a revolución, le dieron la oportunidad a la muchacha, de encontrarse a sí misma.

Quienes se han acercado a la vida de Amelia Robles, conocida a partir de su ingreso a las filas revolucionarias, como Amelio Robles, han señalado que su incorporación al antireeleccionismo está más relacionado con una voluntad de transformar su vida que con una posición política o ideológica.

En 1911, se sabe que formaba parte de un club antireeleccionista en calidad de tesorera, pero, poco a poco, sus aficiones y habilidades —ya sabía, en aquellos años hasta domar caballos— la encaminaban más hacia la carrera militar.

En 1912 se unió a las tropas revolucionarias, cuando el general Juan Andreu Almazán pasó por Xochipala. Pero Amelia no quería ser una soldadera. Tenía claro, en su fuero interno, que anhelaba unirse a las tropas, y conocer la adrenalina del campo de batalla.

Así adoptó, de una vez por todas, la vestimenta masculina, y se transformó en Amelio Robles, que no era solamente un nombre, sino toda una identidad.

Para quien haya echado una mirada a la abundante inconografía revolucionaria, no es extraño encontrar mujeres en las tropas revolucionarias como contendientes, no como soldaderas. Algunas, deseosas de participar en la lucha, adoptaban la vestimenta masculina, por comodidad o por eludir los riesgos de un ataque sexual.

Pero en el caso de Amelio, ninguna de estas circunstancias era el origen de sus decisiones y comportamientos. Amelio, tal vez desde muy niño, sabía que era un hombre o estaba convencido que su identidad de género era claramente masculina. Unirse a la revolución le dio la oportunidad de reconstruirse a sí mismo.

Amelio fue un militar valeroso, que se dempeñó en las filas del zapatismo desde 1913 hasta 1918, cuando depuso las armas. Su valor y sus habilidades con las armas y los caballos —en esa época esencialmente, masculinas— le habían permitido ascender.

A partir de 1918, reconoció el liderazgo de Venustiano Carranza e ingresó en el Ejército Mexicano. Allí se convertiría en el Coronel Amelio Robles.

Pasado el movimiento armado, es sabido que muchas mujeres que participaron en él retornaron a su vida femenina. Algunas dejaron las armas y los caballos y buscaron una pareja, si no la tenían, y regresaron a la vestimenta de mujer.

Amelio no hizo ninguna de estas cosas: era hombre, se sabía hombre y estaba resuelto a hacer respetar su identidad. Fue fama que, si algún imprudente osaba llamarlo “coronela” o “señora”, era muy probable que de buenas a primeras se encontrara encañonado y a punto de ir al otro mundo, a manos del iracundo coronel.

UN EJÉRCITO DE MENTE ABIERTA

Nadie, en el ámbito militar, descalificó o atacó a Amelio Robles por su pasado femenino o por su conversión en varón. De todo a todo, Amelio era hombre; no sólo se cambió el nombre y fue hábil como soldado; todas sus actitudes, su lenguaje, su vestimenta y su comportamiento era el de un caballero de su época.

Algunas versiones aseguran que algunos generales que lo conocieron, como el ex zapatista Adrián Castrejón —que llegaría a gobernador de Guerrero— en privado se refería a él como “la coronela Amelia Robles”, pero eso nunca significó menoscabo en su grado militar o en los vínculos de compañerismo que en los años de lucha había forjado con sus compañeros de armas.

Para nadie era un secreto que Amelio Robles tenía un pasado femenino. Pero eso no lo convirtió en una celebridad en sus años de andanzas militares. Eso sí, en abril de 1927, el reportero Miguel Gil, de el Universal, entrevistó al coronel y lo hizo objeto de una detallada descripción literaria.

El resultado fue un retrato espléndido de un caballero que una década antes andaba jugándose la vida en el campo de batalla. El reportero Gil mira hasta los gestos más pequeños, y concluye que Amelio Robles “no tiene un pedacito femenino”. Aquella conversación fue nota de primera plana, de manera que nadie podía llamarse a engaño con respecto de la historia del militar.

En 1942, una periodista suiza, Gertrude Duby, entrevistó a Amelio. Lo describió como de nariz fina, ojos claros y vivos “y una boca de una energía sorprendente” con una voz que no podría calificarse de masculina, pero de movimientos muy decididos.

No todos miraban a Amelio Robles con la misma ausencia de prejuicios. Acaso por esa razón, el coronel decidió, una vez que terminó la lucha armada, no regresar a Xochipala, y sí establecerse en Iguala. Se sabe que conservó parte de la propiedad de su familia, pero decidió, tal vez, que no había necesidad de enfrentarse a situaciones enojosas.

En los años cuarenta del siglo pasado, un antiguo compañero de armas, Rodolfo López de Nava Baltierra, recomendó a Amelio para que ingresara en la Legión de Honor de la Secretaría de la Defensa Nacional: le extendió un certificado de méritos revolucionarios.

Algunos otros de sus amigos hicieron otro tanto, pues el ingreso a la Legión exigía ese tipo de constancias y de recomendaciones. A ese expediente se agregó un acta de nacimiento falsa, que intentaba dar coherencia a todo el expediente.

Ese documento apócrifo afirmaba que el bebé nacido en Xochipala el 3 de noviembre de 1889 era varón y había recibido el nombre de Amelio Malaquías. ¿Por qué lo hizo Amelio, cuando nadie cuestionaba ya su identidad? Acaso pensó que era una manera de consolidar de una vez por todas, todo lo que él era y había hecho, consiguiendo la distinción que tantos como él anhelaban: ser nombrado Veterano de la Revolución.

El examen médico que engrosó el expediente, habla de las 9 heridas de bala que Amelio recibió en sus años de combatiente. Curiosamente, ese documento no hace enunciación de su anatomía femenina, pues eso era un factor que Amelio no podía haber modificado, en una época en que no se hablaba de personas transgénero, ni existían operaciones de cambio de sexo o tratamientos hormonales.

En 1974, la Secretaría de la Defensa Nacional condecoró a Amelio como Veterano de la Revolución. Así reconoció su identidad masculina, pues no la incluyó en las 300 “veteranas” que también fueron reconocidas. La Sedena, empero, no le reconoció su grado de coronel, porque el ejército zapatista no era considerado un cuerpo militar profesional.

Pero es probable que, a los 85 años que tenía en ese entonces, a Amelio Robles no le preocupara tanto. Había tenido una vida larga e interesante, con algunas relaciones amorosas —siempre con mujeres— y era uno de los testigos de la transformación del país. De todos modos, siempre fue “el coronel”.

#Clickeando

“Roma” en el top de las mejores películas, según Time

La publicación estadunidense dio a conocer su lista de los mejores 10 largometrajes de este año, la cual es encabezada por la última película de Alfonso Cuarón.

Por Redacción, 2018-11-16 16:22

México.-La revista Time dio a conocer su lista de las 10 mejores películas de 2018 y puso en el número uno a Roma, del director Alfonso Cuarón.

La publicación estadunidense destacó el trabajo del realizador mexicano, de quien destacó que “ha desarrollado una carrera haciendo películas hermosas, pero Roma, su homenaje a una de las mujeres que lo criaron, interpretada con calidez moderada por la recién llegada Yalitza Aparicio, es la más hermosa y conmovedora.

“Esta es una película profundamente personal para Cuarón, pero su abrazo es universal: al contar su propia historia, nos hace pensar en las cosas de las personas que nos hicieron a cada uno lo que somos. Roma es una oda al poder de la memoria, tan íntima como un susurro y tan vital como el rugido del mar”.

Roma es una de las películas más esperadas en México porque será el largometraje que representará a nuestro país en los Premios Oscar y en los Premios Goya. El realizador fue el segundo mexicano en obtener el máximo reconocimiento en el Festival Internacional de Cine de Venecia, recibiendo el León de Oro, en la muestra la calificaron como un drama “brillante”, debido a sus exquisitas imágenes en blanco y negro.

El filme narra un año turbulento en la vida de una familia de clase media en la Ciudad de México en la década de los setenta. Cuarón, inspirado en las mujeres de su infancia, ofrece un homenaje artístico al matriarcado que moldeó su mundo.

Es un retrato emotivo tanto de la lucha diaria de las familias como de las jerarquías sociales en una década llena de inestabilidades políticas, y se centra en la historia de dos jóvenes empleadas domésticas que trabajan para una familia de clase media en la colonia Roma: Cleo (Yalitza Aparicio) y Adela (Nancy García García), ambas de ascendencia mixteca.

#Clickeando

Extraño padecimiento hace que esta modelo de 28 tenga piel de anciana

Sara Geurts es una modelo de 28 años sufre un desorden llamado Ehlers-Danlos (EDS, por sus siglas en inglés), que afecta al tejido y provoca extrema elasticidad, además de articulaciones inestables.

Por Redacción, 2018-11-16 15:07

México.-A pesar del rigor que aún existe en la industria de la moda, el concepto de “estético” ha evolucionado. El movimiento Boda Positive se ha encargado de ello.

Sara Geurts es una modelo de 28 años que a lo largo de su vida ha luchado contra el bullying y/o rechazo por su condición de la piel. El desorden que sufre es Ehlers-Danlos (EDS, por sus siglas en inglés), que afecta al tejido y provoca extrema elasticidad, además de articulaciones inestables.

18 Extraño padecimiento hace que esta modelo de 28 tenga piel de anciana

En la escuela trataba de cubrir mi piel. No quería que nadie hiciera preguntas sobre eso. No quería hablarlo”, dijo Geurts al diario británico The Sun.

Luego de años de esconderse, ahora enfrenta su enfermedad con el modelaje. Empezó en 2015 por medo de la red social Tumblr, donde recibió comentarios de apoyo.

Mis arrugas me hacen.Cada línea tiene belleza a su manera”, señaló a The Mighty.

26 Extraño padecimiento hace que esta modelo de 28 tenga piel de anciana

#Clickeando

Rusos se disfrazan de autobús para poder cruzar puente a pie

Un vídeo, visto en medios sociales, muestra a cuatro lugareños cruzando el puente de la bahía del Cuerno de Oro mientras cargan grandes cajas amarillas decoradas como si fuesen un autobús.

Por Redacción, 2018-11-16 14:08

México.-¿Cómo se cruza un puente a pie cuando el acceso de los peatones está prohibido? Pues bien, en la ciudad más oriental de Rusia, Vladivostok, un grupo de personas crearon un astuto (o eso creyeron) plan: se camuflaron como si fuesen un autobús.

Un vídeo, visto en medios sociales, muestra a cuatro lugareños cruzando el puente de la bahía del Cuerno de Oro mientras cargan grandes cajas amarillas decoradas como si fuesen un autobús.

Avanzan por la vía hasta que son detectados por los guardas de seguridad, que les obligan a volver sobre sus pasos. Puede que hayan fracasado, pero no se puede evitar admirar su ingenio.

Entre otras cosas Rusia es conocida por sus curiosos sucesos. En ocasiones la realidad supera a la ficción. Pincha aquí para ver cómo un avión derramó toneladas de oro en medio de un despegue.