Guerrero.- El director del Centro de Derechos Humanos "José María Morelos y Pavón", Manuel Olivares Hernández denunció hostigamiento y amenazas a familias desplazadas por la violencia en el municipio de Leonardo Bravo, de parte de elementos de la Policía Estatal.

De acuerdo con el activista, los agentes han estado irrumpiendo en las viviendas donde se encuentran refugiadas las familias de Iyotla y Tepozonalco y las amenazan e interrogan y exigen que les entreguen las armas.

"Les han revisado los teléfonos celulares, donde desafortunadamente han encontrado los números de los compañeros del Centro Morelos, y les han exigido saber por qué tienen estos números", agregó.

Aseguró que las acciones de las corporaciones policíacas y la irrupción de grupos armados a las comunidades de Leonardo Bravo, es por el control de la explotación minera que hay en esa zona de la región Centro del estado.

Reprochó que el hecho de que la Policía Estatal y el Ejército Mexicano continúen cometiendo graves violaciones a los derechos humanos de los desplazados, quienes en reiteradas ocasiones han acusado complicidad de las corporaciones con la "Policía Comunitaria" de Tlacotepec, acusada de ser un brazo armado de una célula criminal que opera en ese municipio.

Exigió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y otros organismos gubernamentales a que asuman su responsabilidad y den trámite a las quejas que les han hecho llegar sobre esta situación.

La semana pasada ese grupo armado irrumpió en las comunidades Iyotla y Tepozonalco lo que derivó en un enfrentamiento a balazos contra sicarios del Cártel del Sur que opera en Chichihualco, que dejó como saldo tres muertos, casas y autos baleados e incendiados y más de 200 personas desplazadas.