México.-La directiva del América ya planea lo que hará con Renato Ibarra, a quien le quedan poco más de tres años de contrato con el club, aunque hay un factor importante que obstaculiza todo: el ecuatoriano debe seguir su proceso legal por violencia familiar y no puede salir del país.

Después del papelón que representó su traslado a la Fiscalía y posteriormente a dos reclusorios, las Águilas tienen bastante claro que el mercado en México está completamente cerrado para el sudamericano, por lo que la idea es negociarlo a un club del extranjero, pero podría ser hasta después de seis meses, periodo que Ibarra debe permanecer en México.