Cuernavaca, Morelos.- A casi cuatro meses de su nombramiento, la bailarina Sonia Leticia Martínez Patiño ha impuesto una rectoría del favoritismo, miedo, arbitrariedad, y desvalorización de la profesionalización académica en el Centro Morelense de las Artes (CMA), con la anuencia y protección del gobernador Cuauhtémoc Blanco.

La bailarina Martínez Patiño, fue expulsada del CMA dos años antes acusada de malversación de fondos, ahora está de regreso y ha convertido esa escuela en un centro de acoso laboral, pues la rectora inventa acusaciones basadas en chismes y difamaciones para despedir a profesores.

Martínez Patiño, una bailarina folclórica mediocre, regresó al cargo gracias a su amiga, Margarita González Saravia, secretaria de Turismo y Cultura, luego que el palurdo gobernador Cuauhtémoc Blanco fusionara absurdamente y sin ninguna oposición estas secretarías, lo que representa, aparte de un retroceso, una ilegalidad que violenta incluso la normatividad nacional donde ambas áreas están separadas debido a que su materia de trabajo es totalmente diferente. Una se ocupa de la diversión y esparcimiento, la otra del arte y la cultura.

La rectora asumió el cargo el primero de septiembre de 2018. Dos años antes, la bailarina Patiño había salido del CMA por malversación de fondos, según denunció el exrector Pericles Lavat.

Meses antes de su nombramiento, la bailarina Patiño confesó que para preparar su llegada, tenía “espías” que grababan a estudiantes y profesores, para saber “cómo funcionaba” el CMA.

Cerrar Escritura Creativa

Uno de los programas académicos que está en miras de cerrarse por decisión de la rectora es la licenciatura en Escritura Creativa (LEC).

Esto se debe a la disputa que tuvo con la escritora Citlali Ferrer quien hizo el diseño curricular de la licenciatura, y quien también dirigía la Escuela de Escritores Ricardo Garibay. La maestra Ferrer no recibió ni un solo centavo por la creación del Programa Académico de la Licenciatura, ni por su seguimiento a los alumnos, coordinación de maestros y programación de horarios, durante casi dos años.

[caption id="attachment_306225" align="aligncenter" width="689"]Sonia Leticia Martínez Patiño Sonia Leticia Martínez Patiño[/caption]

A pesar de que se le prometió que en la administración de Martínez Patiño se arreglaría su situación, el asunto solo desembocó en terribles amenazas y calumnias. Cuatro meses después de asumir como rectora, Martínez Patiño decide echar del CMA  a la maestra Citlalli Ferrer, con la intención de cerrar el programa, ahora ya con dos generaciones de estudiantes.

El motivo para “despedir” a la maestra Ferrer fue porque le tomó una foto a la rectora Sonia Leticia Martínez Patiño mientras dirigía una junta de profesores.

En una reunión con profesores llevada a cabo el 12 de febrero de este año, la rectora declaró frente a las dos generaciones de alumnos y maestros que había sorprendido a la escritora Ferrer tomándole una foto a sus senos, su escote, pues a la rectora les gusta lucirlos pronunciados ante los alumnos.

La foto a la que se refiere la rectora, se anexa en este escrito y se refiere a una conversación que Ferrer sostiene con su hijo para avisar que aún sigue en junta con la rectora.

Experta en la calumnia

La práctica calumniosa de esta rectora Patiño no es nueva, antes había acusado al músico, actor y maestro colombiano Mario Ponce Bravo, a quien, sin pruebas, sin análisis toxicológico alguno, lo acusaron de drogadicto, y culpable de provocar el intento de suicidio de un alumno de Escritura Creativa. Cuando en realidad, el maestro agregaba a sus malteadas vitamínicos Omnilife, pues la clase con sus alumnos era por la mañana. Y el caso de suicidio fue por problemas del propio estudiante. Dicha difamación ocurrió en el semestre febrero-junio de 2018.

Los alumnos de la primera generación fueron empoderados por la licenciada Paz Lavín, quien apoyaba sus agresiones hacia los maestros de Escritura Creativa, mientras bebía pulque con los estudiantes en un bar de Cuernavaca.

[caption id="attachment_306223" align="aligncenter" width="1053"]CCMAEM cuernavaca CMAEM Cuernavaca[/caption]

De manera coincidente, la maestra Paz Lavin, quien también practica el arte de difamar, ahora ocupará el cargo de directora de la carrera. Cuando fue elegida tramposamente en una junta exprés, la rectora y Paz Lavín, aprovecharon para denigrar los títulos de doctorado.

Odio a los doctorados

La licenciatura de Escritura Creativa es la púnica que cuenta con una planta docente donde la mayoría tiene el título de doctorado, no obstante, la rectora atacó que esto no era sinónimo de calidad, pues textualmente manifestó que: “a mí me dan terror los títulos de doctor, porque aquí en Cuernavaca estamos llenos de doctores que no sé de qué manera compraron el título”. “Yo de oficio soy bailarina”. “A mí eso de los títulos me da desconfianza”.

A lo anterior se suma que la rectora del Centro Morelense de las Artes, no apuesta en lo absoluto por la transparencia, pues, piensa que es solo otra forma de manipulación.

A casi cuatro meses de su nombramiento, la bailarina Sonia Leticia Martínez Patiño ha impuesto una rectoría del favoritismo, miedo, arbitrariedad, y desvalorización de la profesionalización académica.