México.- La toma de la presa ‘La Boquilla’ en Chihuahua, por campesinos y agricultores, habría estado motivada por cuestiones políticas-electorales por integrantes del PAN, así como por exgobernadores con intereses políticos, señaló el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

El conflicto por el agua ya escaló al fuero federal, luego de un asesinato doble en el que estarían involucrados elementos de la Guardia Nacional, hecho que ha sido rechazado por la corporación y condenado por el actual gobernador Javier Corral, quien pidió ya la participación de la Fiscalía General de la República.

La noche del martes, tras el enfrentamiento entre campesinos y elementos de la Guardia Nacional, en Camargo, ante una disputa histórica sobre los derechos del agua, Yessica Silva y Jaime Torres, quienes habrían participado en las protestas, habrían sido atacados a tiros por presuntos integrantes de la Guardia Nacional, según presuntos testigos.

Hasta ahora se desconocen las circunstancias en las que ocurrieron los asesinatos. César Augusto Peniche, fiscal de Chihuahua, declaró que –de acuerdo con policías municipales de Rosales– la pareja habría cerrado el paso a los elementos federales, pero posteriormente se retiraron del punto.

Al respecto, la Guardia Nacional dio a conocer la detención de tres personas por portación de armas de uso exclusivo y destacó haber sido atacados por civiles armados.

Según información oficial, cuando los elementos intentaron trasladar a los detenidos a la localidad de Delicias, es cuando habrían sido interceptados por varios vehículos desde donde les dispararon. Las tropas habrían contestado la agresión.

“Esto no quedará impune. Serán castigados los responsables y pondremos todo el empeño de las instituciones en que se haga justicia”, acusó el mandatario chihuahuense.

En su conferencia, López Obrador acusó que el martes, exgobernadores de Chihuahua y dirigentes del PAN encabezaron un mitin sobre el asunto y, más tarde, subsecretario de la Secretaría de Seguridad, Ricardo Mejía, dio a conocer que entre los que encabezaron la movilización están José Reyes Baeza, exgobernador priista de la entidad; Fernando Baeza, también exgobernador, y el senador panista Gustavo Madero.

Además, funcionarios de Cancillería y Conagua explicaron el alcance del tratado internacional de 1944 sobre repartición de aguas de los ríos Colorado y Bravo, y explicaron que nuestro país recibe cuatro veces más agua de la que da.

Agregaron que las presas Amistad y Falcón, abastecidas por el río Bravo, son instalaciones estratégicas, y no se permitirá abrir las compuertas, la politización del caso, ni la violencia, y aseguraron que el tratado no significa un peligro de desabasto para Chihuahua o el país.  Con información de David Saúl Vela

Tiendas de campaña de los manifestantes, tras el choque con la GN.