México. Notimex.- La normativa de la Ley de Austeridad Republicana no está diseñada para construir un marco legal sólido en materia de austeridad, más bien busca la complacencia y el aplauso fácil, al dar un empaque bonito pero lleno de puro aire, consideró la diputada Dulce María Sauri, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Es muy desafortunado que esta ley esté redactada en términos de un mensaje político y no en términos jurídicos; este gran error lo único que genera es un gran decálogo de medidas de austeridad, cuya redacción es ambigua, poco clara y en consecuencia provoca incertidumbre jurídica a los sujetos obligados de dicha ley”, indicó.

La diputada por el estado de Yucatán llamó a revisar el Artículo 16 de la Ley de Austeridad Republicana, que establece que las medidas de austeridad son “enunciativas y no limitativas”.

Con esto, señaló, se genera una gran incertidumbre y discrecionalidad respecto a qué medidas pueden considerarse austeridad, ambigüedad que pone en jaque a los servidores públicos.

Otro ejemplo está en la fracción octava, que establece la prohibición del derroche de energía eléctrica, agua y servicios telefónicos.

Sin embargo, consideró que poner en la Ley la palabra derroche como una acción prohibitiva de un sujeto obligado, muestra un gran desaseo en la construcción normativa de la Ley, ya que no es una categoría jurídica o un concepto que pueda ser medido o determinado por una conducta, es un concepto subjetivo.