Ciudad de México.- Con excepción del cese del subsecretario Hugo López-Gatell, el gobierno federal aceptó las propuestas de los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista, como son la revisión de las participaciones federales para estados y municipios en el llamado pacto fiscal, así como un ajuste al semáforo epidemiológico para que tenga un carácter meramente orientativo.

Además, se anunció la creación de un grupo de trabajo para que las entidades puedan refinanciar su deuda a través de la banca de desarrollo; se planteó reforzar la coordinación entre los tres niveles de gobierno para garantizar seguridad, y se estableció un acuerdo para el regreso a clases con el secretario de Educación.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, fue el encargado de dar el aval para abrir el denominado Pacto Fiscal y una Convención Nacional Hacendaria.

Según explicó Sánchez Cordero, el presidente López Obrador dijo que no es un “gobierno sectario”, por lo que se analizará la Ley de Coordinación Fiscal, con “objetividad, transparencia y diálogo”.

Lo anterior, dijo, a través de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, órgano del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal en el que participan todos los secretarios de finanzas de las entidades y la Secretaría de Hacienda.

En cuanto a la entrega de las participaciones federales, añadió, se darán “sin el retraso de un solo día”.

La petición de renuncia del subsecretario de Salud quedó fuera de la agenda.