México.- La Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE) pidió al gobierno mexicano que respete los compromisos en materia ambiental en proyectos como el Tren Maya y en la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco, para que sean "congruentes con un futuro sustentable".

"México ya lo hizo, puso el ejemplo (en la lucha contra el cambio climático), y ahora es tiempo de convertir los planes en normas y tomar decisiones de inversión en infraestructura que sean congruentes con un futuro sustentable", afirmó el secretario de la OCDE José Ángel Gurría.

Ambos proyectos son dos de las principales apuestas del gobierno de López Obrador en materia de infraestructura. La construcción del Tren Maya, que tendrá un recorrido de 1.500 kilómetros, requiere una inversión de entre 120.000 y 150.000 millones de pesos (entre USD 6.400 y 8.000 millones), de acuerdo con el mandatario mexicano.

Por su parte, la refinería de Dos Bocas tendrá un costo de cerca de 8.000 millones de dólares y la capacidad de procesar 340.000 barriles al día. Se espera que esté  lista en unos tres años.

Sin embargo, ambos proyectos han sido fuertemente criticados. "Apostar por los combustibles fósiles es ir en contra del planeta, de la vida, de la salud de nuestros ciudadanos, y podríamos decir, de la evidencia y de la historia", señaló Gurría en cuanto a la refinería.

En julio del año pasado, la calificadora Moody's publicó en un reporte que "nuevas refinerías pueden terminar costando múltiples veces el monto original presupuestado".

En el caso del Tren Maya, un grupo de unos 100 miembros de la comunidad académica y científica de la península de Yucatán expresó su preocupación por "los posibles efectos negativos" de la construcción del Tren Maya que transitará por 5 estados del sureste.