México.- Banco Azteca obtuvo la emisión y manejo de las Tarjetas del Bienestar, donde se depositarán los apoyos a los beneficiarios de programas sociales del gobierno mexicano como Jóvenes Construyendo el Futuro y Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores, sin haber participado en un concurso o licitación pública.

Fue por invitación directa, confirmó Alejandro Valenzuela, director general de esta institución bancaria.

Valenzuela aseguró que no serán la única institución bancaria que manejara los recursos de los programas sociales. Pero, como el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador lo explicó el lunes en su conferencia matutina, esto es porque a los beneficiarios que ya reciban apoyos del gobierno en la tarjeta de algún otro banco (como Bancomer o Banorte), se les seguirá depositando en esa misma.

Sobre los detalles de cómo fue el proceso para que se quedaran con la dispersión de los recursos federales, dijo: “se nos invitó. En algunas reuniones que tuvo con el señor Salinas (Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca), el presidente le platicó de algunos de sus programas y se percató que el banco tenía la infraestructura para poderlos apoyar. La instrucción que yo recibí fue apóyalo con todo (al gobierno). Ya después el propio equipo hacendario nos avisó que nos fuéramos preparando”.

La Secretaría de Hacienda informó que “no hubo licitación porque los contratos de servicios financieros no están sujetos a la ley de adquisiciones por ser contratos mercantiles”.

Aunque la institución bancaría ya ha hecho el esbozo de esos millones de plásticos y el gobierno federal ya anunció, la semana pasada, el arranque formal de los programas integrales de desarrollo, no existe contrato de por medio para el manejo de las Tarjetas del Bienestar.

El directivo dijo que dispersar los apoyos del gobierno federal no es algo que les vaya a dar dinero por ahora. “Estas personas no nos van a generar ningún beneficio en el corto plazo, y no se les cobrará ninguna comisión, pero la apuesta es desarrollarlos como clientes. Por ahora el mandato es apoyar al gobierno a llevar a cabo estos programas, pero vamos a irlos desarrollando (a los beneficiarios) para bancarizarlos”.

Respecto a que las tarjetas de Banco Azteca solo se usarán mientras el Banco del Bienestar (antes Bansefí) se encuentre listo para poder manejarlas, y sobre si eso representaría una pérdida de inversión para la institución que él dirige, Valenzuela aseguró que al tener la relación con los beneficiarios, aunque sea en el arranque, podrán acercarse a ellos, conocerlos y ofrecerles una propuesta de valor que complemente la que les dé el Banco del Bienestar. Es decir, su apuesta es ofrecerles después otros productos financieros.