México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya lo había predicho, y ahora se confirma lo que planteó en su momento, además de que con estudios en mano la universidad autónoma de México (UNAM) había lanzado la advertencia de que el suelo de la zona de Texcoco era uno de los peores calificándolo como el peor para que fuera construida una obra de tal magnitud, es decir un aeropuerto.

Una imagen fue la encargada de desatar las críticas respecto al nuevo aeropuerto en Texcoco, la fotografía que había sido difundida en redes sociales donde se observan unos pilotes del tren que conectaría que al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) con el aeropuerto Benito Juárez.

Dichos pilotes se habrían inundado debido a que el sistema de bombeo se hubiera apagado, según indicaron medios nacionales.

“Inundación y destrucción de los pilotes del tren que conectaría al AICM con el NAIM en Texcoco. Delito patrimonial contra la Nación y desacato de orden judicial. La directora de CONAGUA debe ser llamada a cuentas…”, indicó Quadri en Twitter.

Sin embargo, estudios de la Universidad Autónoma de México ya habían advertido  que esto ocurriría, esto afirmado bajo el respaldo de un estudio dado a conocer el pasado 17 de junio.

Por su parte el Presidente AMLO habría declarado lo siguiente: “Imagínense hacer un aeropuerto en el Lago de Texcoco, es como hacer una aeropuerto en medio de un océano”, indicó López Obrador refiriéndose al hundimiento de la magna obra.

AMLO señalaba que la construcción se estaba hundiendo, basado en un estudio de investigación de la doctora Dora Carrión Freyre quien indicaba que ese terreno era inestable.

“El suelo de Texcoco no sólo es el menos apto, es el peor suelo en el que podrían construir un aeropuerto; una obra de este tipo requiere un suelo más sólido, firme y esta área es demasiado inestable para una edificación de esa magnitud”, estableció el estudio.

En su momento AMLO habría señalado que el terreno en Texcoco llega a hundirse entre 30 y 50 centímetros al año. Sin embargo. continuaron su construcción con fines de lucro, aseveró.