Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador felicitó al fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, por haber acabado con la supuesta “verdad histórica” en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, así como por retirarle a México el campeonato en impunidad que ostentaba por el caso de la petrolera Odebrecht.

En el primer caso, el mandatario reiteró su promesa de que se esclarecerá lo ocurrido con los estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, hace más de cinco años y se castigará a los responsables de este hecho, donde hubo simulación y fabricación de evidencia.

"Se va aclarar todo, yo entendí ayer lo que dijo el fiscal de que se desconoce lo que se llamó ‘verdad histórica’, todo esto que fabricaron acerca de la desaparición de los jóvenes, según entendí, el fiscal expuso que se tienen todos los elementos para demostrar que fue una gran simulación y que ya hay pruebas de lo que verdaderamente sucedió. Celebro esto y a instrucción en lo que a nosotros corresponde es no proteger a nadie", expuso en la conferencia matutina de Palacio Nacional.

López Obrador recalcó que la desaparición de los estudiantes es un asunto de Estado en el que debe hacerse justicia y no permitir que porque según los jueces no está bien integrada la averiguación se libere a los presuntos responsables de los hechos como ha sucedido recientemente.

En cuanto a la aceptación del director de Pemex, Emilio Lozoya, de ser extraditado a nuestro país, el titular del Ejecutivo federal dijo que es un acuerdo importante, ya que se conocerá lo que sucedió en la cadena de sobornos de la petrolera a funcionarios de nuestro país, aunque aclaró que en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto no hay cargos en su contra.

"Según entiendo, aceptando la extradición por un acuerdo con la Fiscalía para lograr algunos beneficios en cuanto a su posible consignación y condena aportando información; es decir, dando a conocer lo que sucedió. Esto es muy importante porque daba mucha vergüenza, por ejemplo, que en otros países por el caso de Odebretch estaban en la cárcel altos funcionarios, hasta presidentes, y en nuestro país nada, nada absolutamente, o sea, campeones en impunidad", subrayó.

López Obrador consideró que no importa que el caso se esclarezca aun cuando han pasado varios años de que se destapó el escándalo de la empresa, la cual habría proporcionado dinero a la campaña presidencial de Peña Nieto a cambio de obtener contratos millonarios en Pemex cuando fue dirigido por Emilio Lozoya.

Dijo que lo importante es reparar el daño y sanear la vida pública del país al puntualizarse con exactitud el camino que siguió el camino de los sobornos y qué personas de "relevancia" participaron en estas acciones ilegales.

"No tengo elementos, eso va a corresponder a la fiscalía y de las investigaciones que se realicen, pero sí va a ser interesante el proceso", respondió el presidente a la pregunta de si las indagatorias llegarán a fincar a acusaciones al ex presidente Peña Nieto.

Con información de Excelsior