México.- En la conferencia de prensa de este día, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó a través del subsecretario de Derechos Humanos y Población, Alejandro Encinas Rodríguez, sobre las fosas clandestinas en el país, afirmó que es algo muy doloroso pero no se puede seguir ocultando, es la herencia de una política equivocada, fracasada para enfrentar la violencia del país que no se puede acabar de la noche a la mañana.

Alejandro Encinas dijo que el país vive una emergencia forense pues refirió que se tienen identificados 81 sitios con fosas clandestinas donde se han detectado 222 fosas con 337 cuerpos en los estados de: Colima, Tabasco, Sonora, Sinaloa, Zacatecas, Veracruz, Guerrero y Jalisco. El informe presentado cubre el periodo del 1 de diciembre al 13 de mayo.

Explicó que se requieren veinte años atrás para tener el registro plenamente desarrollado de las fosas y desaparecidos.

Explicó que se han retomado investigaciones como la de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) donde se hizo una primera contabilización de fosas y cuerpos encontrados, así como de otras instituciones de la sociedad civil.

Manifestó que del total de las fosas halladas, el estado de Veracruz alcanza el 76%. También señaló que los estados de  Sonora, Guerrero y Sinaloa concentran el 69.6 por ciento de los restos exhumados.

Ejemplificó la gravedad de los casos con un hecho de Nayarit, donde se encontraron 22 cuerpos en una fosa de más de 4 metros de profundidad donde usaron maquinaria pesada.

Encinas refirió que se dará un informe sobre fosas y restos exhumados cada 15 días. En Guerrero, precisó, se revisan los municipios de Taxco, Iguala, Chichihualco, Huitzuco, Tepecuacuilco, Cocula, y Tlapa en busca de fosas y restos.

Por su parte, el vocero Jesús Ramírez dio a conocer avances de la estrategia de la campaña contra la adicción de jóvenes para disminuir el consumo.

El presidente López Obrador dijo que ahora se están atendiendo las causas de la violencia orientando a los jóvenes para alejarlos de las adicciones. "Queremos que los jóvenes se alejen de las drogas, que se detenga el consumo, ese es el objetivo. Si no detenemos el incremento vamos a tener más dificultades en todo para garantizar la paz y la tranquilidad. Es humano sacar a los jóvenes de esa tentación y conducirlos por el camino del bien y la felicidad verdadera".

Respecto a la campaña contra las adicciones, López Obrador afirmó que es para todos sin estigmatizar solo a los jóvenes. Sin embargo, se abstuvo de responder claramente si también incluiría controles para limitar el uso de drogas en los funcionarios federales, incluyendo a personal del Poder Judicial por ser quienes deberían poner el ejemplo.