México.- El acuerdo anunciado por el secretario de Hacienda y Crédito Público y avalado por el representante del Consejo Coordinador Empresarial y el máximo dirigente de la CTM, el pasado 22 de julio, nos muestra que:

Dicha reforma es un acuerdo entre el titular del Ejecutivo Federal con los  empresarios más poderosos del país, entre los que se encuentran aliados del presidente López Obrador; por cierto en este acuerdo la representación del sector obrero jugó un papel meramente testimonial y sirve para justificar la supuesta participación de los trabajadores, algo totalmente ajeno a la realidad.

El Presidente de la República no pudo o no quiso estatizar las afores como un primer paso para  reformar todos los sistemas de pensiones con que contamos, como la realidad del país lo requiere.

Si bien es cierto que la reforma rescatará del desamparo futuro a la generación “milenials” y a gran parte de las generaciones próximas a pensionarse con el sistema de cuentas individuales, esto representará una carga fiscal para el Estado que será quien pague los complementos de la Pensión Garantizada, a esto habría que agregarle las pensiones de Bienestar.

La 4T estaría postergando la solución del problema fiscal más importante de la presente administración y de las futuras administraciones. Esta reforma sólo resuelve una parte del conflicto como son las generaciones antes citadas, con el inconveniente de que recibirán pensiones que no les garantizarán una vejez digna.

Pensiones

Pensiones

Por otra parte deja fuera al 54% de la población económicamente activa que se dedica a la economía informal; pero además tampoco incluye al resto de los sistemas de pensiones, entre ellos, los de las entidades federativas y municipios, que si bien es cierto, no son de su competencia, si debe marcar un derrotero a seguir.

Como dato importante citaremos que el pasivo laboral de PEMEX, CFE, ISSSTE e IMSS, ronda los doce billones de pesos o más, esto sin sumar los demás sistemas que en su absoluta mayoría están en números rojos y que han sido mal administrados por los anteriores gobernantes.

Acerca del incremento progresivo de las aportaciones patronales (artículo 168 LIMSS) por un lado puede afectar a las pymes y por otro enriquecerá las arcas de las afores, puede incrementar el outsorcing, pero también puede incrementar el subregistro de salarios ante el IMSS.

Sin embargo, esto no se compara con las erogaciones por motivo del pago de los complementos que se requerirá para la Pensión Garantizada ( artículos 170, 171 y 172 de la LIMSS).

E n cuanto a la disminución paulatina del pago de comisiones que cobran las afores combinada con las nuevas inversiones, prometen un mayor rendimiento neto, pero ¿será suficiente para incrementar el monto de las pensiones? Todo indica que no, actualmente PENSIONISSTE paga el 2% de rendimiento neto y es la única afore que no ha reportado pérdidas o minusvalías, sin embargo, tampoco es un ejemplo de transparencia.

Las afores y sus siefores hoy fiefores han sido omisas en el cumplimeinto de la Ley del SAR, claro que con la complicidad y complacencia de la CONSAR, prueba de ello son los artículos 18 Bis y 37 A relativos a la claridad, transparencia y detalle de los estados de cuenta del SAR, práctica que no permite al trabajador saber a ciencia cierta si los saldos de las subcuentas son correctos o no, mientras que el artículo 47 Bis referente a la obligación de informar al público inversionista (leáse trabajadores) los prospectos de inversión de sus ahorros, estas disposiciones se han violado reiteradamente, ¿acaso saben los trabajadores al servicio del estado que parte de sus ahorros están invertidos en el hermano país de Perú?

Los artículos citados de la Ley del SAR son sólo algunos de los que se han violado de manera constante.

Ahora bien en cuanto a la naturaleza jurídica de los estados de cuenta del SAR  el Código Fiscal de la Federación en su artículo 17 A y el CAPÍTULO V BIS  de la Ley 1993 del ISSSTE, los definen como contratos de depósito, los cuales deben pagar el valor real, en este caso, del dinero depositado así como un interés anual, esto significa que jamás tuvo que haber minusvalías, sin embargo en caso de que dicha naturaleza fuera diferente, nadie lo ha manifestado, simplemente se ha permitido que las afores actúen discrecionalmente puesto que la CONSAR ha sido copada por los mismos grupos inversionistas.

Por cierto en la Ley del IMSS  se dejó un vacío legal en cuanto a la definición de los estados de cuenta y las respectivas subcuentas, pero esto no puede ser una justificación para dar un  trato diferente a los trabajadores afiliados a dicho instituto y menos cuando la Ley del SAR es la misma para todos.

Según el Seminario celebrado en Santiago de Chile en junio de 2015 por la Organización Internacional del Trabajo:

Varios gobiernos decidieron abandonar los sistemas de cuentas individuales por razones como:

1.- Las deficiencias de los sistemas públicos de pensiones no solo prevalecieron, sino que se incrementaron con los sistemas privados,

2.- La transición incrementó las presiones fiscales,

3.- Los resultados prometidos nunca llegaron,

4.- Fue necesario realizar un enorme gasto público para financiar las pensiones mínimas (ayer Chile hoy México),

5.- Altos gastos administrativos, bajos rendimientos de inversiones, bajas tasa de reemplazo.

6.- Transferencia de la longevidad y crisis financieras de la colectividad al individuo, por lo que no se garantizan prestaciones seguras a la vejez.

7.- La seguridad social se convirtió en negocio de unos cuantos grupos financieros, gracias al dinero de los trabajadores, los sistemas de cuentas individuales no están concebidos para pagar pensiones suficientes, dignas ni decorosas; su objetivo principal es lucrar con el patrimonio de los trabajadores gracias a una concesión de los estados neoliberales,

8.- Los sistemas privados son discriminatorios al profundizar las desigualdades  de género, en muchos países de América Latina la tasa de desempleo de las mujeres es del doble que la de los hombres  y el salario promedio es 30% menor al de los hombres.

Pensiones México

Pensiones México

Para la OIT las afores no cumplen con los principios en materia de seguridad social como:

1.- La solidaridad social y la cobertura universal como un derecho humano,

2.- Suficiencia (adequacy) y previsibilidad de las prestaciones, si bien es cierto que cumple con el financiamiento de trabajadores y patrones y que define una pensión descrita en la ley, en este caso la pensión mínima, también es cierto que ésa y las otras pensiones no garantizan una vejez con dignidad.

3.- Las afores no han sido transparentes en su funcionamiento ( señalamos artículos violados y no reparado el daño causado), por no asumir los órganos de gobierno su responsabilidad.

4.- Participación de los interesados en la toma de decisiones, por diversas razones trabajadores y patrones han permitido que los recursos de los fondos sean manejados al antojo y conveniencia de las instituciones financieras,

5.- Los sistemas de seguridad social deben garantizar sostenibilidad fiscal, financiera y económica, nuestros sistemas no llenan estos requisitos, lo cual resulta de suma gravedad.

Pensiones México

Pensiones México

Por todo lo manifestado y otros elementos que se podrían abonar, no estamos de acuerdo con las afores, pero mientras sigan en el status actual es de exigirse que la CONSAR cumpla y haga cumplir la ley de su competencia.

Por su parte las comisiones de seguridad social del Congreso de la Unión tienen la obligación de asumir un papel de vigilancia y supervisión del funcionamiento de la CONSAR y las afores, lo mismo tienen que hacer las comisiones de Transparencia y del Trabajo, así como la Auditoría Superior de la Federación, en caso de que fuera necesario reformar las leyes de la materia, puesto que lo que está en juego es de la mayor relevancia.

En México las afores (símbolo del neoliberalismo rapaz y voraz que despoja a los trabajadores de su patrimonio) llegaron para quedarse, porque así lo decidió el bloque hegemónico de poder real que cogobierna y porque no existe movimiento obrero ni movimientos sociales capaces de lograr que un gobierno progresista tenga una orientación más a la izquierda, salvo un pequeño grupo de sindicatos y organizaciones que desde hace tiempo vienen dando seguimiento y denunciando los excesos de las afores y cuyo esfuerzo es plausible pero insuficiente.

Con varios de ellos hemos compartido el análisis de las anomalías y abusos cometidos en contra de  los trabajadores cuentahabientes del SAR por medio de los estados de cuenta ilegales, con los cuales se comete otra parte del despojo a su patrimonio de manera sorda, a nivel individual.

A los trabajadores en lo individual y en lo colectivo les corresponde luchar por la defensa de sus derechos, como en este caso es la seguridad social prácticamente desmantelada por tantos sexenios de política neoliberal, en esa tarea la clase trabajadora tendrá que construir alianzas con todo tipo de organizaciones que aspiren a construir una sociedad más justa, así como académicos y representantes populares que se comprometan con estas causas, e incluso partidos políticos que incorporen a sus agendas estas propuestas.