*Por Olga Castañón Téllez

México. Colaboración Especial.- A Morena no le interesa la cultura. Por lo tanto, tampoco al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Esa es la señal que puedo ver cuando el partido de la Cuarta Transformación le entregó la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados al Partido Encuentro Social (PES), un ente ultraconservador que ni siquiera tiene una agenda legislativa en esa materia.

Anteriormente ya habíamos visto muestras del desinterés de López Obrador por la cultura cuando por amiguismo decidió nombrar secretaria de Cultura a Alejandra Fraustro; un amiguismo que él no quiere que otros practiquen. Afirmo que por amiguismo porque si se tratara de capacidades y de honradez, hay en México cientos de especialistas en la materia con más integridad y un mejor y verdadero currículum para ocupar ese cargo.

Pero aquí no es el tema hablar de ese nombramiento. El tema que ahora comento es también indignante y contradictorio con la propaganda progresista de López Obrador, ya que ceder una comisión estratégica, vinculada a la educación y los derechos humanos, a un partido rémora, de ideología ultraconservadora, significa un duro revés a derechos y libertades conquistadas desde la cultura y las artes. En ese sentido fue la protesta que realizó la escritora Elena Poniatowska contra la alianza de Morena con PES, luego que Obrador presentara su gabinete. "No al PES", se leyó en la pancarta que levantaron la escritora y un par de personas. Protesta que AMLO, fiel a sus principios, ignoró republicanamente.

Quiero suponer que para los diputados de Morena esa comisión no tenga importancia, porque en su pensar rupestre no le ven ganancia política, incluso, para ellos es tan sin importancia que pensaban dejar esa comisión al actor Sergio Mayer, ante la falta de diputados morenistas interesados, algo que dada la actual decisión, hubiese sido un mal menor, pero al final, también un mal.

En una plática con el diputado federal del PRD, Emmanuel Reyes Carmona, se coincidió sobre el riesgo de retroceso en derechos humanos conquistados por diversos grupos sociales, luego de que Morena entregó las comisiones de Salud y Cultura al Partido Encuentro Social (PES).

El legislador urgió a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) a revertir esta asignación como parte de una cuota a los aliados de Morena, además, hizo un llamado a los grupos sociales que vean amenazadas sus conquistas, para que se manifiesten y ejerzan su derecho a la libre expresión.

Reyes Carmona dijo que estaba “en contra de que hayan asignado dos comisiones tan importantes al PES”, Comentó que debido a esta decisión seguramente se verán afectados los intereses de muchos grupos sociales.

Añadió que empoderar a Encuentro Social en la Cámara baja también vulnera la laicidad del Estado, algo que deben defender todos los partidos políticos, y no generar condiciones que lo amenacen, sobre todo, en un ámbito tan sensible como son las libertades artísticas y culturales siempre amenazadas por los conservadurismos y la doble moral.

Para este diputado y otros más consultados, la pretensión de Encuentro Social, aparte de influir, claro está, con su ideología en las políticas culturales y educativas, buscará fortalecer con presupuestos las asociaciones ultraderechistas que limitan las libertades de la mujer a la libre determinación sobre su cuerpo, y la cultura dogmática que discrimina la diversidad sexual, aspectos relevantes en las expresiones artísticas.

Estos diputados, también ven como un riesgo que otra vez, como pasó en todas las anteriores legislaturas, la comisión de Cultura en manos del PES, vuelva a ser la “caja chica” para que los diputados hagan sus “guardaditos”, etiquetando recursos sin proyectos ejecutivos como ocurrió en el PEF 2017-2018, o apoyando sus propias asociaciones civiles que surgen de la nada cuando se reparte el presupuesto.

La nota publicada por el periódico “La Crónica”, en febrero de este año, informa que el año pasado (2017), la Cámara de Diputados no emitió convocatoria para recibir proyectos culturales susceptibles de financiamiento; sin embargo, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el Ejercicio Fiscal 2018, apareció una lista de 136 proyectos estatales, municipales y no gubernamentales con un monto de 300 millones de pesos asignados.

La reportera Reyna Paz Avendaño que firma la nota explica que “para conocer el detalle de algunos proyectos que aparecen el PEF 2018 –tales como la persona que presentó el proyecto y la población a beneficiarse con las actividades culturales–, este diario pidió los documentos entregados por los beneficiarios a la Cámara de Diputados; sin embargo, nadie cuenta con ellos”.

El panista Santiago Taboada, presidente de la saliente comisión de Cultura transfirió la culpa de esta irregularidad a la Secretaría a de Cultura federal quien autoriza los pagos y revisa las comprobaciones.  http://www.cronica.com.mx/notas/2018/1066914.html.

Asociaciones, el negocio de diputados

El diario “Reforma” también publicó este mismo tipo de irregularidades con el presupuesto de Cultura. En su edición del 2 de abril de este año, publica que con dinero de Cultura diputados financian sus asociaciones. Y expone el caso de la asociación CM Cultura, a la que le etiquetaron 15 millones de pesos; la agrupación pertenece a Carmen Mondragón, hermana de la diputada priista Angélica Mondragón, secretaria de la Comisión de Cultura de San Lázaro.

Otro ejemplo significativo que da a conocer, es el de la asociación Bonbajel Mayaetik, cuya directora es la hermana de la diputada del PAN en el Congreso de Chiapas, Fabiola Ricci Diestel, se le designaron 5 millones de pesos para un programa llamado “Espiral del arte”.

Bonbajel Mayaetik logró obtener su registro para cobrar apoyos públicos el 3 de mayo de 2013, y 7 meses después, la Cámara de Diputados le asignó 62.1 millones de pesos y otros 10.1 millones en 2015.

A la fundación “De corazón por Guanajuato”, creada por el exdiputado panista Luis Alberto Villarreal y presidida por su exesposa, Alma Lilia de la Rosa Escamilla, los legisladores le destinaron 2.5 millones de pesos en 2017 para un plan que sólo se registró bajo el nombre de “Proyectos culturales, festivales y exposiciones”.

A la Fundación Organizados para Servir, cuyo presidente se desempeñó como titular de la Comisión de Cultura del Senado, el priista Gerardo Sánchez García, le tocaron 22.5 millones de pesos para ocho proyectos.

En su currículum en el Senado, el priista admite su puesto en dicha fundación; sin embargo, no menciona nada sobre la organización Juan José de los Reyes Martínez “El Pípila” AC, que él mismo hizo en 2013, cuando fungía como presidente de Confederación Nacional Campesina (CNC).

De acuerdo con información de la Cámara de Diputados que el medio citado obtuvo gracias a la Ley de Transparencia, “El Pípila” AC obtuvo 12.5 millones de pesos para seis proyectos, entre los que destacan las restauraciones de templos y ex conventos. https://www.mientrastantoenmexico.mx/dinero-del-erario-diputados-financian-asociaciones/

Dado lo aquí expuesto que, por sí mismo, denota ya una grave problemática de corrupción y opacidad de las prácticas legislativas de las y los diputados, se le agrega la indignante decisión de Morena de entregar las tareas legislativas de la cultura y la cinematografía al conservadurismo, una acción que limita su función de agente catalizador de la diversidad y la inclusión social; para la ultraderecha cristiana, los progresismos artísticos y culturales son escoria pecaminosa. Este es el regalo de Obrador a la cultura del país.

NOTA DE LA REDACCIÓN: La noche de este día, el coordinador de los diputados federales de Morena, Mario Delgado, dio a conocer que tras un acuerdo de las dirigencias de los partidos que conforman la Coalición Juntos Haremos Historia,  decidieron que Morena presida la Comisión de Cultura y Cinematografía y el PES, deportes y del Trabajo y Previsión Social.


*Docente e investigadora.
https://bajopalabra.com.mx/morena-presidira-comision-de-cultura-pes-se-queda-con-deportes