México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a informar sobre los avances de la estrategia nacional de prevención de las adicciones con el lema "Juntos por la paz" que implica hacer justicia a los jóvenes, que tengan trabajo y oportunidades de estudio. Lo principal es el bienestar, la justicia para que no haya pobreza, marginación, ni desintegración familiar.

En la conferencia mañanera de este día se anunció que la campaña iniciará en la zona de tierra caliente de Michoacán y se presentó al siquiatra y especialista en adicciones Gady Zabicky Sirot, designado como nuevo titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), informó la Secretaría de Salud (Ssa).

El presidente dijo que le gustaría declarar que las escuelas y los hogares estén libres de adicciones, pero no se trata solo de buenas intenciones: “hay que atender el problema, prevenir, y que podamos convencer, persuadir, más allá de las prohibiciones, que hay otras formas para mejorar las condiciones de vida, de trabajo, hacer más humana la convivencia, los valores, apoyarnos mucho en la familia, la familia es la principal institución de seguridad social que hay en nuestro país, hay mucho problema de desintegración familiar y hay que procurar que se mantenga la familia unida, hay que procurar ser fraternos en lo familiar”.

López Obrador dijo que la contratación de publicidad va estar orientada durante mucho tiempo a esta campaña. “Yo deseo declarar que las escuelas son santuarios de libertad, y no debemos permitir que haya drogas”.

Por su parte, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, dijo que el problema de las adicciones debe verse desde una perspectiva compasiva, no hay que ver al otro como el enemigo, sino incluir, dialogar, escuchar. "Las políticas públicas hoy tienen un sentido humano, nos impulsa el sentido de compasión", expresó.

López-Gatell Ramírez presentó al nuevo comisionado Nacional contra las Adicciones, Gady Zabicky Sirot, quien se formó como médico cirujano,con especialidad en psiquiatría y subespecialdiad en adictología, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” (INPRFM).  En ese instituto fundó la Clínica de Investigaciones relacionadas con Sustancias, misma que dirigió hasta el año 2006.  También fue profesor del curso de adictología para psiquiatras de la UNAM; cursó la maestría de Ciencias Médicas y el Posgrado “Marihuana y Salud”, en la misma casa de estudios.

Gady Zabicky dijo que su voz es parte representativa de un reclamo de la sociedad civil y personas que han sido afectadas por las adicciones. Indicó que se buscará dar un giro a la criminalización de las drogas, hacia una parte más humanista, más científica.

Dijo que busca cambiar el orden de la atención, porque “antes primero era la fuerza pública, ahora será humanista, médica y diseñada para ayudar a la población”.

Afirmó que el 75% de las personas relacionadas con substancias también tienen problemas siquiátricos, la atención de las adicciones tiene que ver necesariamente con la salud mental. “Queremos darle un sentido basado en evidencias al programa de adicciones”, explicó.

Por su parte, Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia presentó  los nuevos mensajes que hay en esta etapa de la campaña. Dijo que la cultura de la paz es una responsabilidad compartida y de eso se trata la campaña de adicciones. “No solo es un mensaje individual, la convocatoria también incluye a medios, padres de familia y profesores”.

Informó que al inicio de clases se va a repartir una guía para maestros y padres de familia.  “El tema de las adiciones es una como pandemia que se presenta en las zonas de alta pobreza y en zonas precarias que no tienen acceso a otras posibilidades”, planteó.

En su intervención, López Obrador afirmó que no se suspende ningún programa que tenga que ver con la alimentación de los niños.

El presidente aprovechó para informar que se firmó la revisión del contrato colectivo con el sindicato de trabajadores petroleros y que “el periódico ‘Reforma’ dice que nos venció el sindicato, o el líder del sindicato, “aprovecho para pedirle a Reforma que revise cómo se llevaron a cabo las cosas y pedir al director de Pemex que informe los términos del contrato, contrario a lo que dice el periódico, obtuvimos un ahorro de mil 600 millones que se entregaban a líderes petroleros”.

Obrador celebró que se haya firmado este acuerdo y explicó que se mantuvieron las prestaciones a los trabajadores, “no hay nada que les afecte, y el ajuste se hizo arriba”. “En lo que establece el contrato colectivo de apoyos para los dirigentes: gasto de comisión, de viáticos, todo eso que está establecido en el contrato se llegó a un acuerdo para disminuir el 80%”.

Afirmó que los dirigentes fueron sensibles y se dieron cuenta que ya no es posible mantener esos privilegios.

“Lo que queremos es que se bajen los privilegios de los de arriba, de los dirigentes, no de los trabajadores. Tenemos que proteger a los trabajadores, que mejoren los sueldos, es inhumano que el salario en México sea de los más bajos del mundo, que no haya prestaciones sociales, toda la mal llamada reforma laboral consistió en contratar por hora a los trabajadores y no garantizarle sus derechos, eso no. Se inicia una etapa nueva con libertad sindical. Que el gobierno no intervenga en la vida interna de los sindicatos”.

Sobre la detención del periodista en Santa Lucía, dijo que andaba acompañado de policías privados que lo cuidaban e iban armados. Dijo que el periodista no dijo la verdad y se metió hacer un reportaje y los detienen y los ponen a disposición del ministerio público. Manifestó que solo quería exponer los hechos para que no se piense que se quiere afectar la libertad de prensa y de expresión. “Pienso que no se debe actuar de esa forma, lo dejo a la consideración de los que nos están escuchando”, indicó.

López Obrador preguntó por qué tanto interés en Santa Lucía, “ya deben entender los que estaban interesados en la construcción del nuevo aeropuerto que no puede ser que por intereses económicos se trate de sabotear de forma propagandística y evitar que se haga una obra que significa un ahorro de 100 mil millones de pesos que se querían robar. Ojalá recapaciten y nos dejen trabajar, que no estén pensando nada más en el lucro”.