México.-  El balance de los compromisos hechos por el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 1 de diciembre, en números, luce positivo a los seis meses de Gobierno: 28 están cumplidos, 11 no lo están, 26 están en proceso y de 35 aún no hay elementos que permitan evaluarlos.

En comparación con el primer corte de compromisos realizados a los 100 días de este Gobierno federal, se cumplieron otros seis compromisos y dos más se encuentran ya en proceso. Los compromisos que pueden darse por cumplidos son por las diversas reformas a la Ley, por planes presentados, programas sociales y proyectos de infraestructura que ya empezaron andar.

Pero, lo que el Gobierno sumó a la par del cumplimiento de sus compromisos son críticas, sobre todo por la política de austeridad y los efectos ambientales que traerá la reactivación de las refinerías, el Tren Maya y el Nuevo Aeropuerto en Santa Lucía.

En la categoría de “en proceso”, aún se mantienen los que son de más largo plazo pero que ya dan muestras de avance. Por ejemplo, la formación de la Comisión de la Verdad para el caso de Ayotzinapa, el plan para apoyar a los damnificados por los sismos de 2017 y los programas de mejoramiento urbano en el norte del país y en puntos turísticos.

Se sumaron a este rubro la efectividad de los programas sociales por las demandas que se han registrado en ciertos estados sobre las fallas en el padrón realizado y que en consecuencia no toda la población está recibiendo sus apoyos, sobre todo en lo referente al programa de adultos mayores y becas para estudiantes de media superior.

De nueva cuenta, la mayoría de los puntos se mantienen en “sin elementos para evaluar”. Se trata de proyectos de largo plazo o que sus logros no pueden ser estrictamente cuantificados o que se podrán evaluar hasta publicada la Cuenta Pública de 2019 o los primeros resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Entre los cumplidos está la cancelación de la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, la baja en los sueldos de los altos funcionarios, el apoyo a las personas discapacitadas pobres, la fusión de Diconsa y Liconsa y el precio estable de las gasolinas, el diésel y la luz.

También se ha cumplido con no aumentar impuestos por arriba de la inflación y no se han creado nuevos, la autonomía del Banco de México y que ningún funcionario podrá ordenar cerrar calles, detener el tráfico o estacionarse en lugares prohibidos. La ex titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) presentó su renuncia luego de pedir a Aeroméxico que retrasara el despegue de un avión que ella tomaría y la respuesta del Presidente fue que esos excesos no serían tolerados.