México.- Luego de que el periódico El Universal publicó una nota en la que aseguraba que el presidente Andrés Manuel López Obrador, “prepara un golpe a las empresas ferroviarias”, el mandatario aseguró que fue por este medio que él se enteró de dicho plan.

El mandatario, señaló de manera irónica que “se enteró por el periódico, porque el presidente de México no sabía que existía este plan pero van a ver en qué consiste, lo de los ferrocarriles”.

Riendo, refirió que El Universal “ahora sí que volaron al infinito y más allá”, por lo que negó esta versión “nunca lo he planteado, nunca he hecho esta propuesta, ni en las reuniones al interior del gobierno ni en público, imagínense estas son palabras mayores”.

Después de hacer un largo recordatorio de la historia del ferrocarril desde Porfirio Díaz, quien dijo, que realizó el primer Fobaproa en la historia del país, enfatizó que esto “es completamente falso” y “nosotros no tenemos en nuestros planes nacionalizar los ferrocarriles”.

Indicó que se alegró muchísimos cuando se enteró que no habían privatizado el ferrocarril del sureste ni el del istmo, “todo lo demás los privatizaron”.

Recriminó que (a los neoliberales) “nunca les interesó el sureste sin embargo las del norte les resultaba rentable y fueron las que se privatizaron”.

Reflexionó sobre el motivo de por qué El Universal publicó esta nota y “¿por qué esta nota?, para atemorizar, para crear incertidumbre, para seguir con la misma cantaleta de que somos comunistas, de que estamos actuando como Venezuela o de manera más nacional como Echeverría”.

Dijo que hace esta aclaración porque si no lo hace “va perdiéndose autoridad y esto debilita el gobierno y si no tenemos autoridad moral no tenemos autoridad política y si no tenemos autoridad política, ya qué hacemos? Mejor dejemos el gobierno.

Por lo que dijo que no podía quedarse callado, pues “no digo nada, pues si van a ir creyéndose las cosas, hay gente que ni tiene la información, y hablan y dañan la imagen”, aunque aclaró que los directivos de El Universal, no son sus enemigos, si acaso adversarios y recomendó “que nadie se enoje, todos cometemos errores y entender que no somos enemigos”.