México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que está en contra de que se abran procesos a los expresidentes de México, pues consideró que se tiene que poner “un punto final” y comenzar una etapa nueva, de transformación en el país, sin corrupción ni impunidad.

Durante su conferencia de prensa, el mandatario federal refrendó que se debe consultar al pueblo en este tema y "solo si la gente lo solicita, que se haga una consulta y que sean los mexicanos los que decidan enjuiciar a o no a los expresidentes".

Sin embargo comentó que “de todas maneras se tendría que ver si se puede llevar a cabo el juicio legal” y agregó que de ser así eso se aplicaría “para los que se fueron, no para nosotros” y por ello confía en que se apruebe la desaparición del fuero al presidente.

"Adelanto que estaría en contra de que se abran procesos, pero no puedo evitar, si así lo quiere la gente, que se haga la pregunta y lo mío sería un voto nada más, claro que lo voy a razonar, porque no quiero que se abran esos procesos", dijo.

El mandatario mexicano se manifestó en contra de “anclarnos al pasado” e iniciar un proceso de confrontación que distraería del objetivo que es transformar a México.

Refirió que una vez que inicien los trabajos legislativos en el Senado de la República impulsará la aprobación de la desaparición del fuero político a favor de la figura presidencial.

Ello porque hasta la fecha sólo es posible llevar a juicio político a un presidente de la República por traición a la patria; “eso hay que quitarlo. Quitar ese fuero para que se pueda juzgar al presidente en funciones como a cualquier otro ciudadano”.