México.- Como lo prometió en su primera campaña presidencial en 2006, Andrés Manuel López Obrador se mudaría a vivir al Palacio Nacional junto a su familia. Así lo han revelado reportes de la prensa mexicana.

El actual presidente de México rompió con la tradición de vivir en la Residencia Oficial de Los Pinos y la convirtió en un centro cultural. Durante los primeros meses de su administración ha permanecido en su residencia al sur de la Ciudad de México, pero una vez que su hijo menor termine el año escolar, estaría ocupando el antiguo edificio en el Zócalo.

Según El Universal el lugar en donde se quedaría el presidente tendría dos plantas, en uno de los edificios de Palacio Nacional, en donde se cree que ubicarán la residencia presidencial.

Reforma también informó sobre el departamento que existe en el recinto, declarando que podría a llegar a ser insuficiente para alojar a la familia del tabasqueño.

Como consecuencia se piensa que se tendrá que utilizar otro espacio del recinto histórico. Probablemente se acondicionará un departamento.

Esto no solo hace cambios en la estructura de oficinas que contaba Palacio Nacional, sino también se modificó en materia de seguridad.

Ahora cada funcionario, gobernador, embajador o artistas que quieran visitar al presidente deberán ingresar por la puerta "Mariana" o por la entrada ubicada en la Calle de Moneda, "ya que la puerta principal, el ala sur del recinto y sus accesos son ahora de uso exclusivo de Presidencia", mencionó Reforma.

Ante estos cambios que van a generar en Palacio Nacional, Reforma también comunicó que funcionarios de la Secretaría de Hacienda habrá ajustes de "compactación de espacios".

A su vez 201 empleados de la Consejería Jurídica tendrán que desalojar las oficinas que ocupan el edificio a donde llegará Andrés Manuel López Obrador a vivir.

Según el diario mexicano, se les informó a los empleados la semana pasada que deberían de empacar sus cosas y destruir los documentos prescindibles. Aunque en el mensaje que se envió a los trabajadores se aceptó que aún no hay lugar para mudarlos a todos.

Se van a cambiar de oficina tres consejerías adjuntas, consulta constitucional, contencioso y legislativa. En total son 201 empleados que quedan según el registro oficial tras los despidos realizados en este gobierno.

Solo quedarían las oficinas de los tres jefes de las áreas con sus respectivas secretarias.

"Nos van a distribuir, pero no saben dónde por qué estamos en austeridad y no quieren pagar. El rumor es que la familia del presidente no quiere gente en este lado", comentó un trabajador para Reforma.