Ciudad de México.- Al reconocer que todavía hay corrupción y prácticas de extorsión en la parte baja del gobierno federal, así como en las administraciones locales, el presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó la “interpretación” del más reciente informe del Inegi según el cual entre 2017 y 2019 el número de víctimas y actos de corrupción en prestación de servicios básicos creció 7.5 por ciento.

“Hay también algo de eso (corrupción abajo), vamos barriendo de arriba para abajo, como en las escaleras, y abajo todavía hay extorsión y gobiernos locales que todavía siguen sin entender que esto ya cambió por más que les mando telegramas avisándoles: ‘situación cambió, cero corrupción, cero impunidad, cuidado, no vayas a terminar en el bote’”, expresó en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Les mando los telegramas -agregó- pero a veces no escuchan varios, pero lo más importante es evitar la corrupción.

En el primer caso, acerca de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019, difundida ayer, expresó: “Yo tengo la información que el INEGI, la encuesta del INEGI reporta que la gente le tiene más confianza al actual gobierno y le tiene más confianza al actual gobierno porque no se permite la corrupción, cada quien interpreta los datos como los entiende”.

Lo cierto, dijo, es que en todas las mediciones que se hacen incluso las que hace Transparencia Internacional, la percepción de que está bajando la corrupción en México, es una realidad.