Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que México ha sido gravemente afectado por el coronavirus, aunque reitero que ya hay muestras de recuperación tanto económica como de la pandemia.

“Nos pegó más que en otros países, es un tema de análisis y reflexión, han perdido la vida muchos mexicanos porque se padecía de enfermedades crónicas. Tenemos un pueblo de enfermos, de padecimientos crónicos como la hipertensión, diabetes y obesidad”, manifestó el Presidente.

El mandatario acudió a supervisar el avance en la rehabilitación de la refinería Ingeniero Antonio Dovalí Jaime, en Salina Cruz, Oaxaca, acompañado por el director general de Pemex, Octavio Romero, el gobernador, Alejandro Murat, y la secretaria de energía, Rocío Nahle.

López Obrador reiteró su propuesta para integrar una materia de salud pública en todos los niveles de educación pública, con el fin de promover buenos hábitos alimenticios, el deporte y la medicina preventiva, pues consideró que “es mejor prevenir que curar”.

“Se está haciendo y proyectando, y al mismo tiempo queremos, impulsar la actividad económica. Con una mano enfrentar la pandemia y contra impulsar la actividad económica. Hay signos de recuperación, no como quisiéramos, pero ya hay datos positivos”, dijo.

También defendió sus giras por la República, y declaró que es necesario “salir adelante y enfrentar esta fatalidad”, para no afectar más la actividad productiva de México.

“Tenemos que mantener el equilibrio entre la salud de nuestro pueblo, curarlo e ir recuperando la pérdida económica ocasionada por esta pandemia. En los dos casos vamos avanzando, poco, no como quisiéramos, pero se va avanzando”, afirmó.

El mandatario destacó que la crisis afectó directamente a la industria de combustibles, dando como resultado que el precio del petróleo crudo llegase a -2 dólares. Sin embargo, ante a recuperación, éste se está vendiendo ahora en 38 dólares por barril.