México. Tras presumir una disminución en la incidencia delictiva en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo durante su mensaje a dos años de su triunfo electoral que en México se acabó la política de “mátalos en caliente”.

El mandatario enalteció la labor de las fuerzas de seguridad del país, principalmente del Ejército y la Marina Armada de México.

“Agradezco mucho el apoyo y la lealtad de la Fuerzas Armadas, de manera especial el apoyo del general secretario de la Defensa y del Almirante Ojeda, secretario de Marina. Todos los servidores públicos encargados de esta importante tarea han actuado con perseverancia, con profesionalismo, con rectitud, con inteligencia, y no como era antes solo con el uso de la fuerza.

“Aquí destaco que ahora, a diferencia de otros tiempos, en los enfrentamientos entre elementos del orden y las bandas de la delincuencia son más los heridos y detenidos que los muertos, es decir, se acabó el ‘remátalos’, el ‘mátalos en caliente’, la orden de que ‘ustedes hagan su trabajo y nosotros nos encargamos de los derechos humanos’”, expresó desde el recinto legislativo de Palacio Nacional.

Antes dijo que desde el inicio de su administración la mayoría de delitos cometidos en el país muestra una tendencia a la baja.

“Durante el tiempo que llevamos en el gobierno hemos podido mantener sin aumentos sensibles el delito de homicidio y hemos roto la tendencia histórica de su crecimiento, así mismo se ha reducido considerablemente el resto de los ilícitos en comparación  con noviembre de 2018, un poco antes de que asumiéramos la presidencia de la República.

“Por ejemplo, el robo de vehículo de entonces a la fecha ha disminuido en 41 por ciento, el secuestro en 25 por ciento, el robo al transporte público colectivo en 58 por ciento (…) el robo a casa habitación en 27 por ciento, el robo a negocio en 24 por ciento, el robo a transeúnte 45 por ciento y así en casi todos los delitos”, dijo.

Atribuyó esta disminución a la política social de su gobierno al asegurar que la atención de las demandas de los más pobres y marginados  de su administración se da en el entendido de que la paz es fruto de la justicia.

“Estamos persuadidos que un gobierno democrático, aún cuando por justicia debe darle preferencia a los más necesitados, tiene la obligación de procurar el bienestar de todas las personas, de modo que es necesario aclarar lo que estamos haciendo por el restante 30 por ciento de las familias que se ubican de la clase media, alta, hasta las personas de mayores ingresos en el país; por orden de importancia sostengo que el principal beneficio que estamos dando con respeto y responsabilidad a ese sector de la población reside en conseguir la paz y la tranquilidad en México.

“Como todos sabemos ningún mal se equipara a la violencia y nada, nada es más valioso que vivir en paz, con tranquilidad, todos los días desde las seis de la maña y de lunes a viernes realizamos aquí en Palacio Nacional reuniones del gabinete integrado por los secretarios de Gobernación, Defensa, Marina y Seguridad Pública para recibir reportes del país sobre esta materia y tomar decisiones que permitan enfrentar los distintos delitos que se cometen”, dijo sobre el tema.

Al inicio de su discurso el presidente dijo que ha sido el mandatario de México más insultado en los últimos 100 años.

Expresó que la respuesta de su administración ha sido la tolerancia.

Presumió la desaparición del Cisen y los esquemas de persecución política en el país.

“Nunca se ha reprimido al pueblo, ni hemos permitido masacres, se eliminó la tortura y otras violaciones a los derechos humanos que eran prácticas habituales en otros gobiernos, se está haciendo justicia en el caso de los jóvenes de Ayotzinapa. Se atiende a víctimas de la violencia y del neoliberalismo, como el caso lamentable de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora.

“Se eliminó el Cisen, los sistemas de espionaje política y al Estado Mayor Presidencial, no se espía ni se persigue a nadie, la oposición se manifiesta con libertad; nunca en más de un siglo se había insultado tanto a un presidente de la República y la respuesta ha sido la tolerancia y la no censura”, dijo.