México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que todas la mañanas cuando tiene la reunión con su equipo de seguridad le duele conocer las cifras de violencia en el país, por lo que reconoció que es todavía un pendiente en su gobierno, junto con el crecimiento económico.

En conferencia de prensa, el mandatario reconoció el trabajo que ha hecho José Rafael Ojeda, titular de la Secretaría de Marina (Semar) y de Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, a quienes señaló de incorruptibles y profesionales.

“Me ocupa mucho el que se logre pacificar al país, que haya paz, que no haya violencia. Me duele mucho todos lo días el reporte de la mañana cuando me entero, cuando me informan, cuando me reportan sobre hechos delictivos del país, eso es fuerte y ese es un desafío y estoy con todo el equipo.

"Conté con suerte al decidir quien nos ayudaría, y los dos secretarios de Marina y de la Defensa Nacional son muy buenos, gente responsables, profesionales, incorruptibles, me ayudan mucho".

En Palacio Nacional el titular del Ejecutivo Nacional reconoció que en nueve meses de gobierno, “faltan muchas cosas, por ejemplo, el general, el que pacifiquemos, que bajemos la incidencia delictiva, es un desafío, y el otro el de echar a andar la economía para crecer en promedio 4% eso no se olvida, ahí vamos”.

El domingo, presidente López Obrador envió el domingo una iniciativa de Ley de Amnistía al Congreso, con el que busca otorgar libertad a personas presas por delitos menores, uno de los ejes de su estrategia para apaciguar la violencia que azota al país.

La iniciativa beneficiaría a indígenas, mujeres y jóvenes que purgan condenas por delitos mayormente relacionados con el narcotráfico y crimen organizado, pero que no hayan violado los derechos humanos ni sean reincidentes. Además, la norma incluye a los "presos políticos" y a quienes hayan practicado el aborto.

"Entre la población total recluida en penales federales (...) existe un número significativo de personas privadas de la libertad que están condenadas por delitos menores, muchas veces provocados por el hambre y la pobreza", destacó en su exposición de motivos.

"Esas personas jóvenes y mujeres no representan una amenaza para la sociedad, en cambio, su estancia en prisión puede condenarlas a formar parte de la delincuencia organizada o llevarlas a cometer nuevos delitos, ya sea dentro de los penales o al salir de ellos".

Durante la campaña que lo llevó a la Presidencia de México en 2018, López Obrador propuso una amnistía para quienes han sido obligados -por la fuerza o la pobreza- a sembrar o transportar drogas y para los bajos rangos dentro de las organizaciones criminales, después de años de un combate frontal que no logró controlar la violencia.

Además, el mandatario, conocido por su acrónimo AMLO, propuso combatir la violencia atendiendo sus causas -la desigualdad y la pobreza- y creó una Guardia Nacional -una policía militar- que no ha podido detener los homicidios, que se encaminan a anotar un nuevo récord a fines del año.