México. Notimex.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que en el primer año de su administración se consolidarán las bases de la Cuarta Transformación, porque la apuesta es por un cambio de régimen, no de gobierno.

Refirió que el movimiento de Independencia, de Reforma y la Revolución, son las tres grandes transformaciones que ha vivido el país. “Entonces, si hablamos de Cuarta Transformación, ¿qué, nos vamos a quedar en la simulación? No. Va a ser igual o más profunda que las tres transformaciones que ha habido”

“Por eso va la transformación. Quisiera yo ir más rápido, más aprisa. Creo que en este año ya vamos a tener modificado lo fundamental. Ya en este año el cambio va a estar definido, ya con sus bases firmes, que ese es el propósito”, resaltó el Ejecutivo federal.

“Yo nada más introduzco diciendo que se trata de un cambio de régimen, no de un cambio de gobierno; y un cambio de régimen significa ir al fondo, significa arrancar de raíz el régimen corrupto, de injusticias y de privilegios. Y eso causa algunas molestias, ofrecemos disculpas por esas molestias”, abundó.

En rueda de prensa, reconoció que el cambio de régimen que requiere el país no es un asunto fácil “por las resistencias”, los excesos que aún persisten, aunque precisó que hay “muchos elementos buenos que nos están ayudando, el apoyo de la gente, que ha sido importantísimo, lo percibo en todas las giras” donde solicitan que no se dé ni un paso atrás.

“Todos esos excesos se tienen que terminar, si no, no hay cambio. Y queremos dejar el hábito para que si el día de mañana, toco madera, regresen los conservadores que les cueste trabajo. A ver si la gente va a volver a permitir que el presidente se compre un avión de lujo y que todos los funcionarios anden en aviones de lujo, en helicópteros de lujo y rodeado guardaespaldas”, estableció.

López Obrador dijo que “el que quiera hacer dinero que se dedique a los negocios privados, es legal, es legítimo, pero el que trabaja en el gobierno tiene que ser servidor público, siervo de la nación. Entonces, son cambios. Cuesta trabajo que se vayan aceptando, internalizando, pero tenemos que modificar esto, si no, no sería transformación”.

Además, la transformación también implica avanzar por el camino de la concordia, para que no haya tanta irritación ni polarización, porque si bien las polémicas son parte de la democracia y pluralidad, lo cierto es que se debe ser respetuoso.

“Y lo más importante es que (la transformación del país) la vamos a lograr sin violencia, de manera pacífica, pero si cedemos, si no llevamos a cabo los cambios, imagínense qué decepción para la gente”, anotó.

El presidente López Obrador comentó que no hacer los cambios que requiere México sería una gran traición, “además política es tiempo. Ahora que tenemos el respaldo de los ciudadanos y que estamos iniciando por qué perder el impulso”.

Y, al comentar que “el que no quiera ver fantasmas, que no salga de noche”, dio la bienvenida al debate de altura, con ciertas reglas, sin que ello implique involucrar a los hijos, la familia, alimentar el odio y el racismo.

Al respecto, se le cuestionó sobre su dicho de la semana pasada respecto al “hampa del periodismo”, a lo cual señaló que ésa “siempre ha existido” y señaló que la frase al parecer fue acuñada en su momento por el historiador Enrique Krauze, por lo que invitó a “buscarle”, para encontrar la referencia.

También, en su conferencia de prensa matutina informó que recientemente habló de manera personal con la canciller de Alemania, Ángela Merkel, para pedirle ayuda técnica y buscar los cuerpos de los mineros de Pasta de Conchos. A eso fueron los secretarios de Relaciones Exteriores y del Trabajo, Marcelo Ebrard Casaubon, y Luisa María Alcalde Luján, respectivamente y “ya me informarán”.

“Él (Ebrard) viajó a Alemania, porque establecimos comunicación con la canciller Ángela Merkel. Hablé con ella por teléfono la semana pasada, hablamos sobre la cooperación económica y se le pidió de manera especial que nos ayudaran con expertos para llevar a cabo el trabajo de búsqueda de los restos de los mineros de Pasta de Conchos”, detalló.

“Ella aceptó y van a venir especialistas, ellos tienen minas de carbón y son expertos. De modo que Marcelo fue a eso con la secretaria del Trabajo”, añadió.