México. Notimex.- La bancada del PRI en el Senado de la República advierte sobre un inminente colapso en el sector salud, que afectará la vida de miles de pacientes a consecuencia de una mala medida de austeridad aplicada por la administración federal, el despido de personal especializado como los médicos, y la falta de medicamentos.

Con el pretexto de obtener ahorros presupuestales y evitar supuestos actos de corrupción, los senadores del PRI externan su preocupación por la decisión gubernamental de recortar recursos por más de dos mil 400 millones de pesos al presupuesto de la Secretaría de Salud (Ssa) como medida de austeridad, para obtener ahorros con fines electoreros, con una visión muy limitada de los riesgos que ya están causando a los mexicanos.

Los senadores priistas advierten que pese a que ya se decidió "descongelar parte de esos recursos destinados a institutos y hospitales, y que apenas comenzaron a fluir 800 millones de pesos, la medida es insuficiente, puesto que la reducción vigente desde el principio de año es superior a los dos mil 400 millones de pesos, por lo que aún quedan pendientes por recuperar casi mil 600 millones de pesos.

Los legisladores tricolores demandaron al gobierno federal que ante la ausencia de una sólida política pública para el sector Salud, pongan de inmediato fin a su falsa y confusa medida de austeridad que compromete el óptimo funcionamiento de los 28 institutos nacionales de salud, clínicas y hospitales de alta especialidad y, fundamentalmente, pone en riesgo la vida de miles de mexicanos.

Advierten que pese a que las autoridades lo niegan, los recortes disfrazados de austeridad se han reflejado en un preocupante desabasto de medicamentos, despidos de médicos, enfermeras y de personal especializado, en detrimento de enfermos que esperan una intervención quirúrgica, tratamientos de rehabilitación y medicinas.

El PRI en el Senado insistirá en pedir la comparecencia ante la Comisión Permanente de los titulares de las secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y de Salud del gobierno federal, para que den una amplia explicación de los alcances de los recortes presupuestales que, bajo una supuesta austeridad, se han venido aplicando.

Precisaron que ante la negativa del gobierno federal para reconocer la crisis en el sector Salud, es necesario alzar la voz para exigir mayor atención y dar respuesta inmediata a las demandas de trabajadores administrativos, enfermeras, médicos y personal especializado, para que reconsideren la eliminación o disminución de recursos tan solo para este año.