México. Notimex.- México no quiere pelearse con el gobierno de Estados Unidos y mucho menos con el pueblo de ese país, porque somos vecinos cercanos, y por eso es bueno que se mantenga la mesa de negociaciones en materia arancelaria, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En Palacio Nacional, indicó sin embargo que no debería mezclarse el tema migratorio con el comercial, pues en el primer caso, no se analizan las causas y sólo se ven los defectos, sin tomar en cuenta la crisis que se vive en Centroamérica.

“Queremos matener el diálogo y buenas relaciones con Estados Unidos, no queremos pelearnos con el gobierno de Estados Unidos y mucho menos con el pueblo de Estados Unidos, queremos mantener una muy buena amistad, somos vecinos cercanos, no vecinos distantes”, sostuvo en su conferencia de prensa matutina.

El Ejecutivo federal lamentó que sólo se vea el crecimiento del flujo migratorio y su paso por México, “cuando nosotros hemos insistido en que hay que atender las causas y apoyar a los centroamericanos para que haya empleo y bienestar y la migración sea opcional, no forzoza”.

Respecto a la posibilidad de que México sea considerado como tercer país seguro, expuso que será el canciller Marcelo Ebrard quien atienda este tema y explique de los avances de las negociaciones con Estados Unidos en el caso de los aranceles a las exportaciones mexicanas.

Destacó la importancia de que nadie se haya levantado de la mesa de negociación, y aseguró que aún hay tiempo para el diálogo y llegar a un acuerdo, pues confía en la delegación de México, que está conformada por expertos, especialistas en materia política exterior y en economía.

López Obrador recordó que su postura sobre este tema lo dará a conocer mañana en Tijuana, Baja California, en el acto de unidad por la dignidad de México y a favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos.

En cuanto a los llamados “bots” en redes sociales, atribuyó a los opositores la existencia de estos grupos que cuestionan y critican al gobierno, lo que consideró como normal y legítimo, pues incluso la historia ha enseñado que éstos, “de manera consciente o inconsciente, han ayudado a intereses extranjeros para afectar a México; es normal”, puntualizó.