México.- Los problemas en torno a Morena como la investigación en contra de delegados federales y la disputa por el poder de la organización, serían los motivos por lo que Andrés Manuel López Obrador consideraría abandonar el partido que fundó.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) en México se encuentra trabajando en 12 denuncias que se presentaron 10 delegados, quienes fungen como supervisores de programas sociales para el desarrollo de los ciudadanos.

Esto habría iniciado antes del inicio de la gestión por parte del presidente, ya que se creó una polémica en torno al nombramiento de estos funcionarios, situación que la oposición interpretó como una medida de presión sobre los gobernadores.

La renuncia de Carlos Lomelí, delegado federal de Jalisco, causó mucha controversia y ha sido uno de los casos más sonados con respecto a este aspecto tema, pues dejó su cargo al ser investigado por la SFP por la supuesta venta ilícita de medicamentos.

Esta es una de las tantas problemáticas que atraviesa la 'Cuarta Transformación' impulsada por López Obrador, quien decidió tomar medidas importantes para que este tipo de prácticas no se propaguen dentro de los militantes del partido.

Esta situación está ligada a la ‘guerra’ que se desató al interior de Morena, pues se ha derivado en la disputa interna entre diferentes fracciones, misma que se propagó en acontecimientos violentos.