México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador agradeció la solidaridad de los mexicanos contra la intención de Estados Unidos de poner tarifas a los productos del país, dijo que van bien las pláticas con el sector comercio, la secretaria de agricultura y políticos.  “Estoy optimista porque se dará una reunión positiva antes del 10 de junio”.

Ante la respuesta del mandatario estadounidense, Donald Trump, de rechazar el diálogo y demandar que México contenga la ola de migrantes, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no se enganchará en ninguna confrontación. Tras expresar su optimismo por alcanzar un acuerdo, añadió: seguimos considerando que Estados Unidos es un gobierno amigo de México, y yo quiero seguir siendo amigo del presidente Trump.

En la conferencia mañanera, López Obrador indicó que hay indicios de que les importa a los funcionarios de Estados Unidos y están de acuerdo en que haya diálogo. “Es muy bueno que hayan recibido a la secretaria de Economía y no queremos la confrontación. Mañana habrá una reunión de la delegación mexicana con el secretario de gobierno Pompeyo y voy a estar pendiente”, adelantó.

Manifestó que el problema no solo es migratorio, sino que además es un problema de derechos humanos, de humanidad, y deben atenderse las causas. Expresó que deben destinarse los fondos económicos para apoyar la región.

Aseguró que el pueblo norteamericano es cristiano, y confió en que va a entender que no se resuelve nada con impuestos, con tarifas, por eso tengo confianza, y además, los más conscientes de que haya desarrollo son los mexicanos que viven y trabajan en Estados Unidos.

También dijo que los corruptos están muy nerviosos. “La obra de Santa Lucía molesta mucho a los corruptos. Meses antes de la elección habían solicitado un crédito, ya tenían amarrada la obra, una obra que pensaban hacer en la zona más baja del valle de México. Están molestos porque la gente dijo no a la corrupción, a la transa. Querían convertir el actual aeropuerto en un Santa Fe. Y entiendo que por eso están molestos, eran 300 mil millones de pesos del presupuesto público. Por eso andan desesperados haciendo campañas en medios, pagando columnistas, y demás.

La gente está contenta con el combate a la corrupción, con la austeridad, eso les gusta, y también están de acuerdo cómo se ha llevado el asunto de los aranceles, tenemos mucho apoyo, dijo.

Lo mismo hacen con la refinaría, dicen no hay estudio de impacto ambiental, que va a costar el doble; con el tren maya, lo mismo: que se van afectar los bosques, las selvas tropicales, cuando lo que se va usar es la vía del ferrocarril que se hizo con Lázaro Cárdenas y no se afecta ninguna reserva, ningún bosque. Pero paradójicamente donde hay más opositores es en la Ciudad de México.

Sobre la polémica medida tomada por el gobierno de la Ciudad de México de que los niños de preescolar pueda usar faldas, dijo que no va opinar y que mejor va esperar a que la gente opine. "Vamos a escuchar a todos , a mi no me gusta imponer las cosas, aun cuando se tenga mayoría no se debe imponer nada, nada por la fuerza". "Prohibido imponer", hay que recoger la opinión de la gente, indicó.