México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió esta mañana al caso de los niños y jóvenes que un grupo de guardias comunitarios entrena en la montaña baja de Guerrero para enfrentar a bandas del crimen organizado, dijo que “esos desplantes de prepotencia no sirven, no significan nada, solo hacen ruido, vergüenza les debería de dar hacer eso”. No se les va aplaudir por algo así, afirmó.

“Eso de formar a niños con armas y tomar un video es un acto prepotente”, aseveró el presidente en la conferencia mañanera de este día.

Indicó que eso “no tiene nada que ver con la bondad, ni siquiera con el poder porque el poder es humildad, esos desplantes de prepotencia no sirven, no significan nada, solo hacen ruido, les debería dar vergüenza hacer eso”.

En respuesta a estos actos informó que “estamos atendiendo las causas que originan la inseguridad y la violencia”.

Detalló que la estrategia es mantener la integración familiar, “que haya bienestar y se fortalezcan valores espirituales y morales. Eso se está impulsado y al final vamos a ver cómo nos va en esta competencia de quitarle a la delincuencia que usen a niños y jóvenes, evitar para que no se convierta a los jóvenes en un ejército de reserva para el crimen”.

El Ejecutivo federal expresó que “estamos abrazando a jóvenes a niños, quitándoselos [a la violencia] es un proceso en el que estamos ocupados”. “Le estamos quitando al crimen los niños con estudio, con apoyos”, señaló.

El presidente comentó que las bandas del crimen están desesperadas y por eso ahora están reclutando a niños más pequeños: “tengo información que las bandas están enganchando a jóvenes de menor edad, desesperados y le vamos a ganar, le vamos a quitar a los jóvenes”, afirmó.

“Vamos a fortalecer valores y evitar la desintegración de la familia”, dijo porque “la familia es lo principal, es la principal institución para la seguridad de la sociedad, la familia a pesar de los pesares, mantiene valores, es básico y se tiene que avanzar”.

Refirió que como parte de la estrategia se mejorarán los contenidos en libros de texto, “todo lo que es la educación formal va a cambiar. Vamos hacia la valoración de los principios y poner por delante la bondad. Solo siendo buenos podemos ser felices”, reflexionó.

“Vamos a seguir impulsando una corriente de pensamiento que es estar bien con el prójimo, de no dar importancia a lo material”, señaló.