México.- Las acciones de los gobiernos federal y de Ciudad de México para enfrentar la crisis ambiental que se vive “son improvisadas e insuficientes y no obedecen a una estrategia de largo plazo; todo se inscribe en promover el uso de combustibles fósiles y desdeñan la energía renovable”.

Al gobierno mexicano “no le interesa la transición energética ni los compromisos del cambio climático”, acusó Gabriel Quadri, especialista en el tema.

Propuso que una lucha frontal contra las partículas PM2.5, generadas por la emergencia de incendios forestales, debe suspender los “subsidios agropecuarios y restablecer el presupuesto y capacidades técnica, humana e institucional a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

“Se canceló el Programa de Empleo Temporal con el que se financiaban las brigadas para que actuaran antes y durante el estiaje, combatiendo incendios forestales”, señaló.

Criticó la política en la materia del gobierno federal. “Lo que quiere es aumentar el consumo de carbón en termoeléctricas, canceló las subastas de energía limpia y renovable, quiere construir una refinería y promover el consumo de gasolina en todo el país en vez de ver en el futuro que la tendencia es la electricidad” e inclusive el uso de la energía nuclear, que “es un componente esencial de cero carbono y de lucha frontal y eficaz contra el calentamiento global”.

Ante los incendios forestales y la contaminación resultante, refirió que una política acertada será sacar de circulación a por lo menos la mitad de los casi 6 millones de vehículos que hay en la capital del país.

Además, llamó a desplegar el Plan DN-III para que en la zona metropolitana se impidan quemas agropecuarias y forestales, “sancionar a los responsables y restituir las brigadas de combate a los incendios para evitar las emisiones, pero todo eso no lo hizo el gobierno”.

Recordó que en la década de los 80 y 90 ocurrieron “los peores episodios de contaminación”, que obligaron a los gobiernos de esa época a “tomar medidas radicales” como el Hoy No Circula o los convertidores catalíticos, entre otros.

“Se nos olvidó el problema y más o menos se resolvió, pero ahora qué ocurre: creció el parque vehicular y el consumo de gasolina, porque los gobiernos le han dado facilidades al uso del automóvil privado”.

Por eso ocurren “fenómenos atmosféricos, como es el caso de los sistemas de alta presión que generan inversiones térmicas, que impiden que los contaminantes se dispersen”.

El ex candidato presidencial en 2012 acusó que el gobierno federal abandonó “programas satelitales de percepción remota para detectar incendios”.