Villahermosa, Tabasco.- Con el primer lugar de estados con mayor ocupación de camas de hospitalización -reporte del director de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal, José Luis Alomía-, el gobernador Adán López Hernández instalará otra burbuja con 50 camas y prevé restablecer la ley seca en fines de semana, además de posponer la apertura de plazas comerciales.

José Luis Alomía informó que Tabasco se ha colocado en el primer lugar de la lista de los estados que han reportado una alta ocupación de camas de hospitalización general de la Red IRAG, al mostrar, hasta este miércoles 1, un 68 por ciento, superando a Puebla que tiene un 61 por ciento y a Nayarit que está en el tercer lugar, con un 60 por ciento de camas ocupadas.

En el caso de la ocupación de las camas con ventilador, la entidad se ubica en el octavo lugar con una ocupación del 46 por ciento, por debajo de Sinaloa, quien reporta un 48 por ciento.

En respuesta al acelerado avance letal del coronavirus, López Hernández anunció la instalación de otro domo hospitalario temporal en el Parque Tabasco, similar al que opera en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”.

En entrevista, después de inaugurar los bulevares Carlos Pellicer Cámara y Otto Wolter Peralta, en Comalcalco, López Hernández precisó que la burbuja termoaislante quedará habilitada en unos 10 días, con capacidad para atender un promedio de 50 pacientes,

López Hernández reconoció que se ha incrementado la cifra de personas hospitalizadas y la ocupación de camas, pero consideró que esto se debe a que existe mayor conciencia entre la población sobre la gravedad del coronavirus y acuden a consulta ante cualquier síntoma de padecimientos respiratorios.

“Hoy, en los últimos 10 días, es el día de menor crecimiento en cuanto al número de contagios y es probable que la curva empiece a bajar y a estabilizarse, pero debemos de ir generando todas las condiciones para que no se dispersen los contagios”, indicó.

Adán Augusto López aseguró que su gobierno mantiene una estrecha coordinación con las autoridades sanitarias federales y agradeció el invaluable apoyo otorgado a Tabasco por parte del subsecretario Hugo López-Gatell y del director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer Aguilar, así como de la Sedena y la Marina para que la entidad pueda superar con éxito la emergencia sanitaria.

El Gobernador informó que dependiendo del comportamiento de la pandemia, en unos 15 días la entidad podría estar en condiciones para la reapertura de plazas comerciales y que museos, espectáculos deportivos, gimnasios, bares, discotecas, casinos, cines, centros de entretenimiento se mantendrán cerrados hasta que el semáforo epidemiológico avance y se tengan garantías mínimas de operación.

Asimismo, adelantó que se analiza la posibilidad de aplicar restricciones de venta de alcohol durante algunos fines de semana, como sucedió durante la celebración del Día del Padre, por lo que pidió la comprensión de quienes se dedican a este tipo de negocios.

“Vamos a estar evaluando semanalmente la situación, cómo evoluciona el número de contagios, el número de hospitalizados, los casos activos y las defunciones”, señaló al reiterar que el ingreso a la Nueva Normalidad debe de ser gradual para evitar que se incrementen los contagios.

Aprovechó para hacer un nuevo llamado a la civilidad de las familias tabasqueñas para lograr frenar la propagación del COVID-19. “Como lo dije, es necesario que nos cuidemos, que cuidemos a nuestras familias, a los adultos mayores, a las personas vulnerables”, pidió López Hernández.