Chilpancingo, Guerrero.- El cierre y suspensión de actividades en dependencias gubernamentales del estado por causa del Coronavirus (Covid-19), también le cerró la posibilidad a Ana de seguir trabajando y obtener dinero para comprar una modesta despensa para su familia.

Ahora tiene que hacer largas filas esperando su turno en el comedor comunitario que fue instalado en la cancha de básquetbol de la unidad deportiva de la colonia Hermenegildo Galeana, al norte de esta capital, para llevar de almorzar a su familia.

"Aunque sea frijolitos, es de gran ayuda", dice convencida, mientras se acomoda un  sombrero circular sobre su cabeza y coloca en el suelo una bolsa de mandado rosa donde lleva un recipiente para la comida.

Vivir del trámite

Ana, con 51 años de edad, se dedica a realizar trámites burocráticos a particulares en el Palacio de Gobierno, Ayuntamiento y otras dependencias gubernamentales o a cualquier instancia dónde la manden.

Antes de la pandemia en Guerrero, trabajaba de forma independiente para cinco personas diferentes, cuya labor le dejaban ganancias de aproximadamente 3 mil pesos quincenales.

Dice que ahora, a causa del cierre y suspensión de las actividades, dejó de percibir esa cantidad, quedando en completa vulnerabilidad.

"Esta pandemia nos vino a afectar demasiado", expresa y reafirma sus palabras con un movimiento de cabeza de izquierda a derecha, mientras se acomoda el cubreboca blanco artesanal, cuyos tirantes le remarcan sus pómulos pañosos.

Pese a todo, Ana confía en que pronto termine la contingencia. Mientras tanto, agradece a las autoridades el que hayan instalado un comedor comunitario para mitigar la crisis alimentaria que padecen ella, sus dos hijos de 22 y 24 años de edad y miles de familias de Chilpancingo.

"El comedor es de gran ayuda. Agradezco el apoyo del gobierno del estado", dijo Ana, quien luego de caminar al menos un kilómetro de distancia de su casa al comedor comunitario, en la colonia Galeana, y después de más de una hora formada, finalmente los marinos que atienden el comedor le sirvieron "frijolitos" y bistec encebollado.