Investing.- La presión se hace sentir para el Banco de México (Banxico), cuya próxima decisión de política monetaria será el 26 de marzo, una fecha que parece lejana al recorte de tasas de interés fuera de calendario hecho ayer por la Reserva Federal de Estados Unidos como una medida de emergencia para mitigar el impacto económico del coronavirus.

Aunque los inversores y mercados esperaban este recorte de tasas de la Fed, nadie pensaba que podría darse con tanta anticipación, pues la fecha prevista era el 18 de marzo. Y ayer, de manera sorpresiva, la Fed de Estados Unidos recortó las tasas en 50 puntos base, un nivel mayor a las rebajas aplicadas en durante el 2019, que fueron de 25 puntos base cada una.

Incluso, hay quienes no descartan que, en la reunión de política monetaria del 18 de marzo, la Fed anuncie un nuevo recorte a las tasas, esta vez de 25 puntos base, si las perspectivas económicas continúan deteriorándose por el avance del virus.

La mayoría de los analistas ya pensaban que, en su próxima reunión, prevista para el 26 de marzo, Banxico recortaría lasas tasas, principalmente por el estancamiento de la economía mexicana. Pero si a ese contexto se le suma la decisión de emergencia de la Fed, la presión para actuar en consecuencia es mayor para los bancos centrales mundiales, incluyendo el de México.