México.- Por un simple arañazo de su gato, esta mujer británica de 65 años fue inducida al coma luego que una bacteria carnívora se alojara en su cuerpo y le hiciera enfermar gravemente.

El suceso habría ocurrido en abril, cuando Shirley Hair trabajaba en el jardín de su casa en Winterbourne.

Tras el incidente, la mano que sufrió la lesión se hinchó y comenzó a sufrir mareos, luego perdió el apetito y sintió dolores musculares.

Días después, todo el brazo se hinchó y la piel se ennegreció, alertada por los síntomas la víctima se trasladó a un hospital.

Al principio la mujer no relacionó los síntomas que tenía con el rasguño recibido por Chan, el siamés que su familia compró por 400 euros (más de 8 mil pesos mexicanos).

Pasó poco tiempo cuando los médicos le diagnosticaron fallos en diversos órganos por un choque séptico y necrosis, determinaron que padecía neumonía y fascitis necrosante, una infección bacteriana que se propaga con rapidez.

Este mal que devora la carne y puede ser mortal dañó los tejidos de Shirley de tal manera que necesitó una cirugía de emergencia antes de que le tuvieran que provocar un coma durante cinco días, esto para que su cuerpo descansara mientras se recuperaba.

Luego de más de dos meses en cuidados intensivos, ocho cirugías y varios injertos de piel, fue dada de alta.