México.- El dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira, dice que si no quieren la planta Agro Nitrogenados que vendió a Petróleos Mexicanos (Pemex), que se la devuelvan, pues él está dispuesto a pagar 260 millones de dólares correspondientes a la transacción realizada en la administración de Enrique Peña Nieto.

Además, el presidente del Consejo de Administración de AHMSA afirmó a Ciro Gómez Leyva que es un perseguido político del actual gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Comentó que "a lo mejor" están persiguiendo a funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex), que tal vez sí lo ameritan, pero él se considera a si mismo como un "daño colateral".

Alonso Ancira señaló que Altos Hornos de México (AHMSA) pagó la fianza para su libertad condicional en España, toda vez que contaba con una póliza de seguro.

El empresario está en España sujeto a un proceso de extradición luego de ser detenido el 28 de mayo por la Interpol en Palma de Mallorca.

Alonso Ancira es requerido en México para responder por la venta a Pemex de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados, por la que, según las autoridades, se pagó un sobreprecio y no se tomó en cuenta que se trataba de una planta “chatarra”.

Al respecto, el empresario comentó que si el Gobierno no quiere la planta de Agro Nitrogenados, que se la devuelvan pues esta dispuesto a pagar el monto de la operación: 270 millones. No obstante, señaló que Pemex aún le adeuda 9 millones.

El dueño de Altos Hornos consideró que el presidente López Obrador está perdido con las cifras de compra venta de Agro Nitrogenados.

Alonso Ancira cree que en dos o tres meses se caerán las acusaciones en su contra, ya que en la investigación hay 90 hojas de Lozoya y solo dos en donde lo mencionan.

En Radio Fórmula, el empresario además afirmó que fuera Estados Unidos quien solicita su extradición la hubiera aceptado.

Ello, luego de que el pasado 12 de julio, se dio a conocer que Alonso Ancira es investigado por la Administración para el control de Drogas de EU (DEA, por sus siglas en inglés) por supuesto lavado de dinero.

El dueño de Altos Hornos aseguró categórico: “Si me consiguen mi pase, me allano mañana y me voy para allá (...) Necesitaría que me fallara la cabeza para aceptar la extradición a México".