Eindhoven, Hol.- En un ligero recuento de su estancia en el PSV Eindhoven del futbol holandés, el mexicano Andrés Guardado aseguró que a partir de ahora todos los encuentros serán una final que deben ganar si se quiere conquistar el tricampeonato de la Eredivisie.

"El Principito" comentó sobre las victorias que con dificultades ha logrado el PSV Eindhoven, para mantenerse en la pelea por el campeonato con 43 puntos, por debajo de Ajax con 46 y Feyenoord con 51.

"Son situaciones que se dan en el buen juego, somos nosotros quienes deseamos definir el partido antes, pero las situaciones se han dado así y lo importante es que estamos sumando de tres puntos, ganamos los partidos; estamos trabajando y queremos no sufrir tanto en cada juego que disputamos", dijo.

Mencionó que las victorias son una mezcla de suerte y de calidad de futbol, pues nunca se rinden a pesar de ir empatados o perdiendo en los últimos minutos, porque tienen que seguir intentando, como se trabaja en los entrenamientos.

Sobre si se siente un ejemplo para los jóvenes del club, respondió que no sabe, aunque espera que sí sea, debido a que los canteranos quieran aprender mucho o poco de lo que él hacen dentro de la cancha o si les gusta verlo jugar y traten de tratar el balón como él lo hace.

"No soy un profesor de ir y hablar con ellos y decir ' tienes que hacer eso' , no, cada quien tiene su talento y forma de jugar. A la mejor sí puedo transmitir algo dentro del campo y durante los entrenamientos, siempre es bueno", expuso.

Compartió que cuando llegó al club en el 2014 era un desconocido para los aficionados, no sabían de sus cualidades, al igual que los demás equipos del circuito, y ahora es un futbolista conocido en la liga y los conjuntos rivales se preocupan más por el estilo de juego que tiene, entonces cada vez es más difícil porque es un jugador bien analizado.

Expresó que es con sus pies como demuestra en la cancha ser un líder, porque además siempre le ha gustado ser uno que va al frente del grupo y ser importante para su equipo demostrándolo en todos los aspectos, en la forma de correr, de jugar y de transmitir a los compañeros.

Sobre si es mejor ser cazado o cazar, respondió que le da igual, "siempre que el PSV esté arriba. Recordó que en su primer año, en 2014, casi siempre estuvieron arriba en la liga y el año pasado tuvieron que cazar al Ajax y ahora tienen que ir por el Feyenoord. "Mientras el PSV sea campeón, me da igual".

Respecto al siguiente partido que será contra el AZ, dijo que a partir de ahora todos los encuentros serán una final con el objetivo de llegar al campeonato. "Definitivamente es una final, no podemos dejar más puntos en el camino si queremos ser campeona otra vez, aunque dependemos muchos de Feyenoord y Ajax".

Notimex