México. Notimex.- Las investigaciones contra el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Ricardo Lozoya Austin, y el exdirector de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, se iniciaron durante la administración anterior y son procesos que ya venían de tiempo atrás, aclaró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

"En este caso se trata de un asunto que fue denunciado desde el gobierno anterior. Nosotros desde luego que lo conocemos bien, ayer hablamos del tema, fue la compra de una planta de fertilizantes", detalló durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional.

"El que vendió la planta y quienes compraron la planta fueron denunciados en su momento, porque hay auditorías y está demostrado que hubo un sobreprecio, muchísimo dinero pagado de más. Entonces, esto es lo que llevó a la Fiscalía General de la República a solicitar estas órdenes de aprehensión", añadió.

"Nosotros no podíamos voltear la hoja, cerrar los expedientes, porque en el caso de esta planta, además de lo que se destinó del presupuesto público, que es dinero del pueblo, a la compra, se autorizó un crédito también de 300 o 400 millones de dólares adicionales", dijo.

Indicó que la investigación está a cargo de la Fiscalía General de la República (FGR), la que va a "decidir si se ciñe, si se acota a los presuntos responsables ahí señalados o se amplia", pues son "presuntos delitos que se tienen que perseguir y se tienen que castigar en el caso de que así lo determinen los jueces".

Añadió que las órdenes de aprehensión contra el extitular de Pemex y el empresario son asuntos que estaban en curso: "Nosotros dijimos que no íbamos a detener ningún proceso, que si bien es cierto buscábamos lo que se conoce como punto final y ver hacia adelante, tampoco podíamos cancelar procesos ya iniciados".

Precisó que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le informó que las cuentas bancarias empresariales de AHMSA ya se descongelaron y, por lo tanto, la compañía puede seguir trabajando sin ningún problema.

López Obrador dijo que ayer lo buscaron legisladores de Coahuila preocupados por el impacto que tendría el eventual cierre de la planta de AHMSA en Monclova, pues es una empresa importante para la entidad, que tiene muchos trabajadores, por lo que "hubo un pronunciamiento de los directivos de que se iba a cerrar porque tenían congelados sus fondos".

El Ejecutivo federal informó que los legisladores de Coahuila le solicitaron que se hiciera posible que "legalmente se separara la empresa del juicio que se le sigue al empresario", para que siguiera operando.