“O disparas contra un hombre o te lanzan desde un puente, tienes 12 años y el arma en la mano. Historia de un valiente” Tweet de Francisco Rodríguez à@FranciscoRDL

Dieciocho de junio. Ángel Escalante, de 12 años, es secuestrado por unos pandilleros. Querían obligarlo a asesinar al piloto de un bus. Con el arma en la mano, Ángel se niega. El tiempo se ralentiza. El niño deja de ser carne y vuela. Ciento veinticinco metros. El vacío es un animal salvaje devorándose sus sueños. La cámara del corazón, una bomba de fuego. Nadie aprende a caer, pero buscando protegernos anteponemos alguna parte del cuerpo. Ángel decidió poner la vida y en estos países tan heridos, su valentía debe darnos esperanza.

Ángel es ejemplo para aquellos que dan su brazo a torcer frente a la maldad, las injusticias y la corrupción. Nos recordó que siempre podremos elegir lo correcto.

Ángel falleció el pasado ocho de julio en un hospital sin recursos. Lo mató la poca moral de los funcionarios que decidieron robarse el dinero de la medicina de miles de guatemaltecos. De funcionarios que no tuvieron la valentía que Ángel tuvo para decidir volar y vivir.