Ciudad de México.-Angelina Jolie cumple este jueves, 4 de junio, 45 años de una vida marcada por su carrera profesional y sus relaciones personales. Los problemas con estas últimas han hecho que pase a segundo plano su larga trayectoria de trabajo humanitario en todas partes del mundo.

Sus primeros 20 años no fueron fáciles. Hija de los artistas Jon Voight y Marcheline Bertrand, sus padres se separaron cuando ella contaba con 1 año de edad, y se fue a vivir con su madre y su hermano a Nueva York. Cuando cumplió los 11 años, volvieron a Los Ángeles, ya que había tomado la decisión de dedicarse a la actuación.

Su adolescencia fue turbulenta, marcada por la baja autoestima y una etapa gótica-punk bastante tóxica para la actriz, según comentó ella misma al diario inglés The Sun. Al terminar la secundaria retomó sus estudios de actuación.

La relación con su padre siempre ha sido un tema polémico que ha envuelto a Angelina. Después de rodar juntos Lara Croft: Tomb Raider en un intento de reconciliación, la actriz quiso romper cualquier vinculo con su padre, incluso cambió su apellido de Voight a Jolie en 2002.

Los problemas venían de antes, ya que la actriz comentó en entrevistas pasadas lo disgustada que se sentía con su padre por haberle sido infiel a su madre, Marcheline, a quien ella adoraba. Tampoco ayudaron las declaraciones de Jon Voight que hizo en televisión sobre la salud mental de su hija al poco tiempo de que esta se separara de su exmarido, Billy Bob Thornton.

Después de 8 años sin hablarse y gracias a la intervención de su entonces pareja, Brad Pitt, la familia se reconcilió en Venecia, donde por fin Voight pudo conocer a sus nietos.

El cáncer es una enfermedad que ha estado muy presente durante toda la vida de Jolie. El 16 de febrero de 2013, cuanto tan solo tenía 37 años, la actriz se sometió a una doble mastectomía preventiva tras descubrir que tenía un gen BRCA1 defectuoso, responsable del desarrollo de cáncer de mama y ovario.

Según comentó a The New York Times, los médicos estimaban que tenía un 87% de probabilidades de desarrollar cáncer de mama y un 50% de probabilidades de padecer cáncer de ovario, enfermedad que se llevó a su madre en el 2007 a los 56 años.

En su familia también lo padecieron su abuela materna, que murió de cáncer de ovario a los 45 años, y su tía materna, que falleció a consecuencia de un cáncer de mama a los 61. Ante estos antecedentes, Angelina Jolie pensó que realizarse una doble masectomía y una doble ovariectomía (ya que tenía un 50% de posibilidades de desarrollar cáncer de ovario), era la mejor opción.

Aunque si hay algo que llame la atención de la actriz es su cargo en la Organización de las Naciones Unidas como Enviada Especial del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Según cuenta Jolie, empezó a interesarse por la pobreza mundial y la crisis humanitaria a raíz del rodaje de Tomb Raider, pues le impactó la gran pobreza que había en Camboya.

A partir de ese momento, se unió al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y se dedicó a visitar los distintos campamentos de refugiados por todo el mundo y, en el 2001, realizó su primera visita humanitaria a Sierra Leona y Tanzania.

Desde entonces, la actriz ha dedicado su vida a labores humanitarias por todo el globo, incluso presionó en el senado de los Estados Unidos varios proyectos de ley para la ayuda de niños refugiados y niños vulnerables en el tercer mundo.

De esto, destaca la lucha de Jolie contra la violencia sexual hacia las mujeres en las guerras, uno de ejes de su compromiso como embajadora de la ONU. En este escenario, la actriz ha trabajado con el Ministro de Asuntos Exteriores británico William Hugue en una campaña internacional para denunciar la violencia sexual en zonas de conflicto.

Gracias a esta labor, Angelina Jolie fue recompensada con el título de dama de honor por la reina Isabel II. Toda la experiencia recogida durante estos años han convertido a la actriz en una en una voz acreditada en estos temas, que le ha permitido tener regularmente reuniones con congresistas y senadores estadounidenses y haber sido invitada durante varios años al Foro Económico Mundial de Davos.

Junto con Brad Pitt donó varios millones de dólares a distintas organanizaciones y proyectos humanitarios. Entre ellos destacan el millón que ambos donaron en 2010 para los esfuerzos de ayuda en Haití tras el devastador terremoto.

Este lado de la actriz, junto con su deseo de ser madre, la llevó a adoptar a 3 niños que se convirtieron en los hijos de la pareja: Maddox, de 18 años y origen camboyano; Zahara, de 15 años y de origen etíope y Pax, de 17 años y origen vietnamita.

Años después, ambos padres decidieron tener hijos biológicos entre los que se encuentran Shiloh, de 14 años y los mellizos Vivienne y Knox de 11. Vivienne ya apunta maneras en la profesión de sus padres, ya que también participó en la película de Maléfica.

Aunque la relación más larga que ha tenido la actriz haya sido con Brad Pitt, no es la única. La vida amorosa de Angelina se ha ido relajando a lo largo de los años, pero en un principio fue muy intensa.

A los 21 años se casó con el también actor Johnny Lee Miller. Ambos se conocieron en el rodaje de la película Hackers, pero al parecer la magia se disipó pronto, ya que se separaron el año siguiente y se divorciaron en 1999.

Poco tiempo después, en el 2000, la actriz volvió a casarse, esta vez con Billy Bob Thornton, actor que había conocido en el rodaje de Fuera de control. Tres años después, a todo el mundo le sorprendió el repentino divorcio de ambas estrellas, ya que continuamente se estaban dando muestras muy efusivas de cariño. Según desveló Bob Thornton en una conversación con la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, aunque todavía se tengan mucho cariño, su matrimonio no funcionó porque "tenían estilos de vida muy diferentes".

En cuanto a su sexualidad, la actriz confesó en 2003 que se consideraba bisexual. Cuando la personalidad televisiva Barbara Walters le preguntó si era bisexual, Jolie contestó: "Por supuesto. Si me enamorara de una mujer en un mañana, ¿crees que no la tocaría ni besaría? ¿Que si estoy enamorada de ella? ¡Por supuesto, sí!".