Villahermosa, Tabasco.- El sector Salud de Tabasco  anunció que aumentará alrededor del 20 por ciento su capacidad de hospitalización para pacientes Covid-19, al pasar de 750 a 900  camas para hacer frente a la etapa de mayor ritmo de contagios, informó la secretaria Silvia Guillermina Roldán Fernández.

La funcionaria rechazó que el sistema hospitalario del estado se encuentre en riesgo de colapso pues  aseveró que las instituciones duplican esfuerzos con la reconversión de espacios para atender a las personas que requieren ser internadas por presentar sintomatología asociada con el coronavirus.

Recordó que hasta el corte de las tres de la tarde del lunes, habían 611 pacientes hospitalizados en todo el sector; es decir, “todavía tenemos espacio pero necesitamos prepararnos, por eso es que estamos reconvirtiendo para llegar más o menos a 900 camas”.

Remarcó que a este proceso implementado para ampliar la capacidad, recientemente se sumó la Unidad de Cirugía Ambulatoria del Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Gustavo A. Rovirosa” y en breve lo hará la burbuja termoaislante que se habilita en el Parque Tabasco.

“Acabamos de abrir 24 camas en el área de cirugía extramuros del hospital Rovirosa y estamos preparando un piso más, por si se necesitara en el Rovirosa este apoyo; tenemos además en el propio Rovirosa siete camas de tránsito para estabilizar pacientes que no requieren en ese momento la hospitalización”, refirió.

Disponibilidad de 45% en camas con ventilador

La funcionaria estatal indicó que en lo referente al tema de terapia intensiva, es decir, aquellas camas habilitadas con ventilador, Tabasco registra una ocupación de 55 por ciento, lo que indica que hay una disponibilidad del 45 por ciento porque el Estado “se preparó desde mucho tiempo antes con la compra de ventiladores”.

Señaló que en este momento lo que se necesita es estar cubiertos en la parte de hospitalización y recordó que desde “un inicio empezamos a reconvertir y quedamos con 400 camas y después nos reconvertimos a 700 y tantas camas, pero siempre tomando en cuenta la forma en que van ingresando los pacientes y el camino que trae la pandemia”.

Silvia Guillermina Fernández indicó que aunque la ocupación de camas de hospitalización ha ido creciendo, “eso no quiere decir que estemos rebasados; movemos pacientes, estamos viendo todos los días cómo nos apoyamos para que a ningún paciente que se deba de hospitalizar, le falte una cama”.

La secretaria de Salud mencionó que como parte de la estrategia delineada por las autoridades para afrontar la emergencia, todos aquellos pacientes que ya fueron confirmados como positivos de Covid-19 pero que se encuentran en aislamiento dentro de sus domicilios, se les da un seguimiento permanente.

En este caso, explicó, la atención consiste en otorgarles instrumentos para que monitoreen la evolución de su padecimiento, tales como oxímetros, que permite medir la saturación de oxígeno en la sangre y termómetro para monitorear la temperatura corporal.

Incluso, enfatizó, “ahora mismo hay brigadas en casas, en colonias, en todo, diciéndole a los crónico-degenerativos, al que tiene diabetes, que tiene hipertensión, viendo si tiene sus medicamentos, que no tenga que salir al Centro de Salud, llevarle los medicamentos y monitorearlos con el oxímetro, para ver qué tanto están saturando”. 

Entre las medidas de prevención, insistió en el correcto uso del cubrebocas, así como la higiene permanente de manos, ya sea que se laven con agua y jabón o con la aplicación de gel antibacterial.

“Esas son las medidas que tenemos que incorporar a la vida diaria, si alguien toca algo en cualquier lugar, póngale alcohol a lo que esté tocando, porque ahí pueden estar pegados los virus: en las mesas, en las plumas, en los teléfonos celulares, que los ponemos en todos lados y los recogemos”, recomendó.

Puntualizó que en tanto no exista vacuna contra el Covid-19, todo esto será parte de nuestra nueva forma de vida.