Ciudad de México.- Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y vocero federal de la estrategia contra el COVID-19, admitió tener "inquietud" porque algunos estados liderados por la oposición, como Jalisco o Nuevo León, se han opuesto a las medidas sanitarias del gobierno federal obedeciendo a "una agenda político-electoral".

"Eso puede hacer que los principios técnicos y científicos que rigen un correcto manejo de la epidemia se trastoquen", advirtió este jueves en entrevista con la agencia española Efe.

El gobierno de México cree que la pandemia de COVID-19 alcanzará su punto máximo de contagios durante la próxima semana, aunque perdurará en algunas zonas hasta octubre.

"Empezamos en febrero, terminaremos en octubre y podríamos decir que a mitad de junio estaremos a la mitad del conjunto de curvas epidémicas", dijo López-Gatell.

Según las cifras dadas a conocer la noche del miércoles, México registró un récord de contagios con 4,883 nuevos casos de COVID-19 y ya acumula más de 129,000 enfermos y 15,357 fallecidos desde la llegada del coronavirus SARS-CoV-2 al país.

Además, reconoció que el gobierno tiene "retos de comunicación importantes" sobre todo ante el aumento de la movilidad.

Tras el cierre de la economía no esencial en abril y mayo, el gobierno federal anunció el 1 de junio el inicio de la "nueva normalidad" con la apertura de algunas industrias, aunque pidió a la gente permanecer en casa porque los 32 estados del país siguen en "riesgo máximo" de contagios.

No obstante, mensajes como el del presidente Andrés Manuel López Obrador de que "se domó la pandemia", o del secretario de Salud, Jorge Alcocer, quien dijo que la epidemia "va a la baja", han confundido a ciudadanos que han relajado la cuarentena.

Con información de Efe