#Creativos

Antes de la Literatura fue el periodismo: Emmanuel Carrère

Antes de escribir libros el autor se dedico a realizar trabajos periodísticos.

Por Redacción, 2017-11-14 14:01

La carrera de Emmanuel Carrère(París, 1957) cambio de ramo el autor francés ya había ido dejando un rastro de migajas en artículos, reportajes, crónicas y ensayos publicados en “Le Monde des livres, Marie-Claire, Paris-Match, y Le Nouvel Observateur”, entre otros, cundo comenzó con la Literatura.

Trabajos periodísticos desparramados entre 1990 y 2015 y recopilados ahora bajo el título de “Conviene tener un sitio adonde ir” (Anagrama) con los que, siempre a una distancia más que prudencial de la ficción, Carrère se cuela en el Foro Económico Mundial de Davos y en el campamento de refugiados de Calais; persigue las sombras de Ceaucescu y Drácula en Rumanía; reflexiona sobre las carreras literarias de Balzac y Daniel Defoe; fracasa estrepitosamente a la hora de entrevistar a Catherine Deneuve; o inyecta un plus de profundidad a la crónica de sucesos.

Un menú rico y variado con el que el autor de “Vidas ajenas” sigue abonando la idea de que toda literatura, independientemente del formato en el que llegue servida, comparte «un principio de incertidumbre ante la complejidad de la vida”.

“En toda literatura hay puntos comunes entre ficción y no ficción. Lo que a mí me gusta es decir que hago narraciones”, relativiza Carrère, para quien las cualidades literarias de los textos no vienen dadas por el formato sino por el contenido. “Estoy convencido de que el periodismo es una forma de literatura, pero no todo el periodismo es necesariamente literatura, igual que tampoco todas las novelas lo son”, subraya.

Mira esto:  Félix Salgado y Nestora Salgado, van al Senado por Morena

En su caso, los textos recogidos en «Conviene tener un sitio adonde ir” dejan poco lugar a dudas: ahí están, sin ir más lejos, un primer esbozo de lo que sería “El adversario”, publicado en “Le Nouvel Observateur” en julio de 1996, o la reivindicación de Philip K. Dick como “el Dostoievski de nuestro tiempo” en una versión abreviada y concisa de “Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos”, su biografía del autor de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”.

Dos ejemplos de periodismo de autor que Carrère alterna con esos reportajes más extensos que, asegura, son “una escuela para alejarse de uno mismo”, y para los que sigue siempre el mismo esquema: un mínimo de dos semanas sobre el terreno para “escuchar a todo el mundo” e intentar “ser honesto” con el material conseguido.

“No siempre lo conseguimos, pero buscar la honestidad es un mínimo sindical que deberíamos tener los periodistas”, apunta un autor que, ante la idea de realizar un reportaje sobre la Cataluña actual, no sabría muy bien por dónde comenzar. “Desde fuera vemos como si hubiera dos bandos pero, honestamente, no hay ninguno que me sea el más próximo. No tengo una opinión al respecto que me sea propia”, apunta.

#Creativos

Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan conquista Bellas Artes con “Rice”

El fundador y director de la compañía Lin Hwai-Min creó movimientos potentes y exuberantes, tejidos a través del suelo, la luz del sol, el viento, el agua y el fuego, que los bailarines ejecutaron teniendo como fondo la proyección multimedia.

Por Redacción, 2018-02-17 12:35

México, (Notimex).– Inspirado en el paisaje y la historia de Chihshang en el Valle del Eift de Taiwán, el coreógrafo Lin Hwai-Min creó el espectáculo “Rice”, que evoca muerte y devastación, pero también amor y resurección, para su compañía Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan, que anoche conquistó el Palacio de Bellas Artes, de la capital mexicana.

Los 24 bailarines en escena lograron transmitir a través de sus cuerpos cómo es el círculo vital de un arrozal, de ahí el nombre de este espectáculo creado en 2013 para celebrar el 40 aniversario de Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan.

Teniendo como punto de partida extensos campos de arroz, la agricultura y la conciencia ambiental, los bailarines hacen uso del Qi Gong, una ancestral técnica de respiración, así como de artes marciales, danza moderna, ballet y caligrafía para ofrecer piezas que anoche fueron ovacionadas por su excelsa técnica.

El fundador y director de la compañía Lin Hwai-Min creó movimientos potentes y exuberantes, tejidos a través del suelo, la luz del sol, el viento, el agua y el fuego, que los bailarines ejecutaron teniendo como fondo la proyección multimedia de los campos que sirvieron de inspiración para esta obra.

Con un vestuario de colores tenues, la agrupación confirmó una vez más porque es consideradas una de las más importantes compañías de danza contemporánea en Taiwan, no solo por la perfección de sus cuerpos, también por lograr hacer tan elocuente la quietud como la energía del movimiento.

Mira esto:  Ante abogados, destaca Astudillo logros de su gobierno

Y es que Cloud Gate (Puerta a las nubes) hace referencia a la más antigua danza conocida en China y a través de las coreografías de Lin la compañía transforma la estética antigua en una celebración de movimientos modernos.

Cada pieza está acompañada por canciones populares en Hakka, la más antigua entre los dialectos chinos existentes, y arias de ópera de Occidente, así como el susurro del grano y del viento y el repique de truenos en el lugar, completan el paisaje sonoro.

Las imágenes de vídeo -nubes que se reflejan en el agua, el arroz que se mece con el viento, y el fuego que asola los campos- se han convertido en los elementos visuales esenciales de la producción.

“Rice” está integrado por las piezas “Tierra”, “Aire”, “Polen I”, “PolenII”, “Sol”, “Cereal”, “Fuego” y “Agua”; y su presentación en la Ciudad de México fue posible gracias al apoyo del Ministerio de Cultura y del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de China, y habrá otra función este sábado en el Palacio de Bellas Artes.

Lin Hwai-Min fue distinguido con el Premio Lifetime Achievent en 2009, por el jurado del Internacional Movimientos Dance Prize, en Alemania, donde fue aclamado como “un destacado innovador de la danza”. Ha recibido doctorados honorarios en seis universidades de Taiwan y Hong Kong, el Premio de Artes de Taiwan, entre muchos más.

#Creativos

Indígenas convierten balones de la NFL en obras de arte

La exposición “Juego americano, arte mexicano” se presenta en el Museo de la CDI.

Por Redacción, 2018-02-17 12:32

México, (Notimex).- Maquillaje facial de la cultura Seri, técnicas en estambre y chaquira Huichol, concha de nácar decorada de la cultura otomí, algodones y acrílicos Huipil con técnica de brocado son utilizados para recrear “Juego americano, arte americano”, exposición que se presenta en el Museo Indígena de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) en esta ciudad.

Se trata de 40 piezas originales de arte indígena, basadas en la figura del balón oficial de futbol americano de la NFL, trabajadas con las técnicas y diseños tradicionales de 26 pueblos originarios de México: chatino, chiapaneca, chontal de Oaxaca, chontal de Tabasco, huasteco, huichol, kikapú, maya, mazahua, mazateco, mixe, mixteco, nahua, otomí, pa ipai, pima, popoloca, purépecha, seri, tarahumara, tepehuán del sur, totonaco, triqui, tseltal, yaqui y zapoteco.

Octavio Murillo, director de Acervos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), comentó que la muestra forma parte del programa cultural previo a la celebración de un partido de liga de la NFL en la Ciudad de México, en noviembre pasado.

La exhibición que se reinauguró en el Museo Indígena en el marco del Super Bowl LII, “comenzó como un proyecto del Consejo de Promoción Turística de México, con la idea de hacer algunas obras de arte que fueran intervenidas por indígenas.

“Al final nos buscaron para saber cómo se podía generar un proyecto interesante, novedoso y que reflejara también las culturas indígenas; de tal manera que se hizo una selección de las más representativas manifestaciones artesanales del país”, dijo Murillo.

Con base en su experiencia de trabajo directo en las localidades indígenas, la CDI estableció contacto con talentosos artesanos que, en compañía de los curadores, desarrollaron cada una de las piezas, con estricto apego a las tradiciones estéticas y tecnológicas de los pueblos originarios.

Mira esto:  Solicita Oaxaca declaratoria de emergencia tras sismo

Para ello, un equipo de ceramistas, ebanistas y técnicos textiles desarrollaron los moldes, estructuras y patrones con base en los cuales los artesanos elaboraron las piezas de acuerdo con la técnica y diseños específicos de su comunidad.

“De esta manera, tenemos 40 piezas únicas realizadas con las piezas artesanales que representan el arte tradicional de cada una de las 40 localidades que aquí tenemos representadas; son 26 pueblos indígenas de culturas diferentes de 22 entidades del país”, señaló.

La curaduría final representa 23 ramas y técnicas artesanales: cerámica (modelado, engobado, barro negro, bruñido, bruñido y esgrafiado, decorado al pastillaje y vidriado), textiles en telar de cintura (brocado, teñido con tintes naturales y bordado, teñido con tintes naturales).

También, textiles bordados (a mano con diferentes puntadas, con cadeneta, en máquina de pedales), maque y laca, pintura (sobre papel de amate, diseños faciales), escultura policromada, técnicas mixtas (estambre o chaquira sobre madera, textil con aplicaciones), papel recortado y cartonería, cestería, talabartería, incrustaciones, entre otras.

De acuerdo con Murillo, el pretexto de los indígenas que participan en esta exposición radica en el balón, sin embargo, aclaró que “de lo que se trata es rescatar estas técnicas de la cultura popular”.

Mediante estas intervenciones, además de la tradición, se presenta una innovadora aportación estética bajo la apariencia del emblemático balón de futbol americano.

“Juego americano, arte mexicano. Intervenciones indígenas en balones de football”, estará abierta hasta finales de junio próximo en el recinto situado en la zona de Peralvillo, en e norte de esta ciudad.

#Creativos

Entregan Premio Bellas Artes a Novela “José Rubén Romero” 2017

Marco Tulio Aguilera Garramuño, ganó este premio con la novela “Formas de Luz.

Por Redacción, 2018-02-17 12:27

Morelia, (Notimex).- El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Secretaría de Cultura en Michoacán (Secum) entregaron este viernes el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero 2017” al escritor Marco Tulio Aguilera Garramuño, por la novela “Formas de Luz”.

En este marco, el coordinador nacional de Literatura del INBA, Geney Beltrán Félix, explicó que de acuerdo al jurado calificador la novela galardonada presenta una propuesta narrativa de gran calidad y “se centra en el infierno personal del narrador protagonista, con una profunda visión del ser humano y una ironía. Además, muestra un eficaz manejo del lenguaje y una estructura novedosa y atractiva”.

Durante la actividad realizada en el Teatro Ocampo del Centro Histórico de Morelia, la titular de la Secum, Silvia Figueroa Zamudio, afirmó que a partir de ahora el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero” se entregara en Michoacán de manera anual.

Explicó que lo anterior surgió luego de que esta semana se entrevistara con la directora general del INBA, Lidia Camacho Camacho, con quien se acordó que este galardón debía continuar y tener como sede la entidad; “así que el premio se queda en Michoacán”, dijo la funcionaria.

Mira esto:  Gana Balam Rodrigo el Premio de Poesía Aguascalientes 2018

Recordó que el premio se entrega desde 1978, convocado por el INBA y el gobierno de Michoacán a través de la Secum, por lo que desde la administración estatal se harán las gestiones necesarias para seguir fortaleciendo este reconocimiento.

“Sé que en estos casi 40 años prácticamente los escritores mexicanos han sido los reconocidos, y si no mal recuerdo, Marco Tulio Aguilera sería el cuarto extranjero en recibirlo, pero usted ya no es extranjero maestro, es mexicano-colombiano”, dijo Figueroa Zamudio.

Marco Tulio Aguilera Garramuño nació el 27 de febrero de 1949 en Bogotá, Colombia, pero radica en México desde 1977. Estudió Filosofía en la Universidad del Valle de Cali, en su país natal, y obtuvo la maestría en Literatura en la Universidad de Kansas en Lawrance.

Cabe destacar que el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero” consiste en la entrega de un reconocimiento y un premio económico de 200 mil pesos.