México.- En cuestiones administrativas, el Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) no ha dejado de ser señalado. Esta vez, la historia corresponde al científico emérito de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), Antonio Lazcano, y la respuesta del Consejo sobre un caso que ha catalogado por “severas faltas y a la verdad y con pronunciamientos en contra de su directora general, la doctora Elena Álvarez-Buylla”.

Esta historia comenzó con la noticia acerca de la destitución de Antonio Lazcano de la Comisión Dictaminadora del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Conacyt —en contexto de las críticas que el científico ha hecho de la gestión de AMLO en la Presidencia.

Después de que se diera a conocer la destitución de Antonio Lazcano, el Conacyt salió al paso y publicó un comunicado con el fin de aclarar lo sucedido.

De acuerdo con esta institución, las publicaciones sobre la destitución de Antonio Lazcano fueron omisas y las calificó como “severas faltas a la verdad” —por aquello de quererle echar grilla a la titular del Consejo.

“Es falso que el Conacyt haya ‘destituido’ o ‘cesado’ del SNI (Sistema Nacional de Investigadores) al Dr. Antonio Lazcano debido a sus ‘críticas al Conacyt’. El Dr. Lazcano fue notificado de la pérdida de su calidad como miembro de la Comisión Dictaminadora a la que pertenecía“, se lee en el comunicado que el Consejo publicó. ¿Por qué? Según la institución, Lazcano faltó —sin justificación— a más de dos reuniones, junto con seis investigadores más.

“El Dr. Antonio Lazcano faltó a ocho de 12 reuniones plenarias; sólo cuatro de sus faltas fueron justificadas. La documentación que sirve de sustento y corrobora lo dicho puede consultarse en las oficinas del Conacyt o bien puede ser solicitada a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales”, insistió el Consejo.

Sin embargo, Antonio Lazcano ha argumentado que sí justificó su ausencia y confirmó que el documento con el que le informaron sobre su destitución de la Comisión del SNI no tiene validez.

Medios de comunicación han considerado al divulgador de la ciencia como uno de los críticos del gobierno de AMLO, sobre todo en el aspecto del apoyo que el gobierno Federal ha dado a la ciencia mexicana.

En el artículo “Quo vadis, Mexican science?”, publicado en Science (26/7/19), el tijuanense señaló que las cosas para la ciencia en México no era lo esperado, pues la situación ha empeorado  y pidió que se demostraran las acusaciones que AMLO hizo sobre la corrupción dentro del Consejo. Ante los señalamientos, Elena Álvarez-Buylla respondió con otro artículo “A new scientific agenda for Mexico”, para la misma publicación.

Por lo pronto, Antonio Lazcano dijo que recurrirá a Mario de Leo Winkler, director del SNI, para “resolver las dudas que existen al respecto”.