La Secretaría de Protección Civil de Chilpancingo informó se han autorizado siete albergues ante la temporada de lluvias que inicia el domingo 15 de mayo.

El titula de la dependencia, Gustavo Vela Guevara dijo que estos tienen capacidad para dos mil personas; también anunció que mañana se comenzará a notificar a “decenas de familias” que se encuentran en zona de alto riesgo.

Los siete albergues estarán ubicados en las escuelas primarias Nicolás Bravo de la colonia Obrera; Adolfo López Mateo, en la colonia Omiltemi; y Quezalcóatl, ubicada en la colonia Azteca.

Asimismo, funcionarán como albergues la Unidad Académica Número 9, ubicada en la avenida Moisés Guevara; las instalaciones del Suspeg; la escuela secundaria Lázaro Cárdenas y la casa de la Cristian, en las colonias Alianza Popular y Villa Lucerna, respectivamente.

El funcionario municipal dijo que estos albergues estarán preparados en caso de que las lluvias obliguen a las familias a dejar sus hogares.

Según explicó, las autoridades tienen ubicadas a por lo menos 15 barrancas que representan zona de alto riesgo, a saber: Cuchuluya, Las Calaveras, Jalahuatzingo, El Huizache, Tepango, La Lobera, El Tule.

También representan un riesgo las barrancas Casaruinas, Tonalapa, Tequimil, Las Tortolinas, Ocotepec, San Miguelito, El Aguacate, Las Tinajas y Alpuyeca.

En estas barrancas están asentadas colonias de manera irregular y en zonas federales, por lo que sus habitantes serán notificados para permanecer alertas ante posibles desgajamientos o colapsos de tierra.

“Se les indica que están en una zona de alto riesgo, vamos a las barrancas y les notificamos; no tenemos el total de familias que pudieran estar en esa condición, porque todos los días llegan familias a asentarse en las barrancas”, explicó Vela Guevara.

Añadió que se han ubicado a por lo menos 200 familias que se encuentran sobre el margen del río Huacapa, a quienes ya les fueron entregadas sus casas en el predio El Mirador, tras las lluvias de septiembre del 2013.

Sin embargo, dijo que estos regresaron a la misma zona y no se quieren retirar.

Más de 200 empleados han iniciado el desazolve de barrancas de manera permanente, para evitar inundaciones al inicio de la temporada de lluvias.

“Pero es la gente quienes arrojan basura, muebles, de todos a los causes y causan las inundaciones”, criticó.